Logo-LoMonaco-Cabecera
14/03/2012

La firmeza del equipo de descanso

La firmeza del equipo de descanso es uno de los factores fundamentales que hay que tener en cuenta cuando afrontamos la tarea de elegir un equipo de descanso. Este término se relaciona con la dureza, si bien hay matices que los diferencian, porque la firmeza se refiere a la percepción del durmiente sobre la consistencia de la superficie, y la dureza es una cualidad física del material, aunque en la práctica se utilizan indistintamente. En
La firmeza del equipo de descanso
Firmeza-del-colchón-Lo-Monaco

Los mejores colchones ofrecen una firmeza media

La firmeza del equipo de descanso es uno de los factores fundamentales que hay que tener en cuenta cuando afrontamos la tarea de elegir un equipo de descanso. Este término se relaciona con la dureza, si bien hay matices que los diferencian, porque la firmeza se refiere a la percepción del durmiente sobre la consistencia de la superficie, y la dureza es una cualidad física del material, aunque en la práctica se utilizan indistintamente.

En 2003, la prestigiosa revista médica británica “The Lancet”, publicó las conclusiones de un ensayo clínico sobre el efecto de la firmeza del colchón sobre el dolor de espalda, llevado a cabo por la Fundación Kovacs en colaboración con el Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Las evidencias eran claras y contundentes, e iban en contra de lo que se creía hasta el momento: Un colchón de firmeza media mejora más del doble  el dolor y la incapacidad asociada al dolor de espalda.

Se certifica entonces que el mejor soporte para un auténtico descanso saludable es un colchón de firmeza media, pero ¿por qué?:

  • Si un colchón es demasiado firme va a provocar excesiva presión sobre los hombros, caderas, región lumbar.
  • Un colchón poco firme provoca una curva antinatural de la columna vertebral.

Para conseguir un buen descanso es indispensable que nuestra columna vertebral esté alineada correctamente y una columna sana asegura la elasticidad y la solidez necesarias para el desempeño de nuestra vida diaria. Las cuatro zonas (cervical, torácica, lumbar y sacra) de nuestra espalda deben contar con soporte necesario durante el descanso, en una posición natural: la que aporta un colchón de firmeza media.

Así mismo, la almohada, debe asegurar la perfecta alineación de cuello y columna, y el material debe asegurar un soporte para la zona.

El látex por su estructura celular, realiza la función de millones de micromuelles, esto combinado con la elasticidad natural (que hace que se adapte a los contornos del cuerpo)  hacen del látex el material que proporciona la firmeza media necesaria que necesitamos durante el sueño. Un colchón y una almohada, compuestos por un bloque de látex, consiguen el alivio total de las zonas de presión, sin dejar de aportar un sustento total para el cuerpo.

Además del colchón y de la almohada, las bases ayudarán a configurar la firmeza (dureza)  final de una cama. Es frecuente que centremos toda la atención en el colchón y la almohada y consideremos la base como algo secundario, debemos de tener en cuenta que un defecto en este elemento, puede hacer que el colchón  no nos de el resultado esperado, minimizando, los beneficios que aportaría en condiciones normales el equipo de descanso. Por lo tanto si queremos terminar de configura la firmeza de nuestra cama, los somieres, constituyen un soporte flexible y se usan para conseguir firmezas suaves y confortables, sin embargo las bases tapizadas,  aportan firmeza extra  al equipo de descanso.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.