Logo-LoMonaco-Cabecera
23/02/2016

Una ducha para dormir bien

Un pequeño espacio al final del día... para estar con nosotros mismos.
Una ducha para dormir bien

¿Cuándo?

Una hora antes de dormir: la estimulación del agua sobre nuestra piel y músculos, potencia la acción sedante de la ducha y nos ayuda a dormir mejor.

¿Duración?

No más de cinco minutos: el exceso de actividad al que sometemos a nuestro organismo, puede provocar una sobreestimulación que nos impide conciliar el sueño.

¿Temperatura?

No debe superar los 38º: una ducha demasiado caliente puede hacer que el cuerpo trabaje demasiado, buscando bajar la temperatura corporal para alcanzar las fases iniciales del sueño.

Beneficios de una ducha antes de dormir

Efectos fisiológicos

  • Dilatación de los vasos sanguíneos.
  • Distensión de las articulaciones.
  • Se facilita la circulación sanguínea.
  • Inducción a cierto estado de relajación.
  • Relajación del tono muscular.

Efectos psicológicos

  • Un momento de desconexión.
  • Una agradable sensación de bienestar.
  • Ponernos ropa cómoda y descansar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.