Logo-LoMonaco-Cabecera
10/10/2016

Obesidad y trastornos del sueño

En la entrada de hoy se hablará de la relación del sueño con uno de los problemas de salud que se ha demostrado más relacionado con una mala salud general: la obesidad. A continuación, se presentarán las principales relaciones observadas entre la obesidad y los trastornos del sueño. De la misma forma se presentará cómo influye el sobrepeso y la obesidad sobre el dormir.
Obesidad y trastornos del sueño

En multitud de investigaciones científicas se ha determinado la relación entre diversas variables de salud y el sueño. Este hecho se puede observar en multitud de enfermedades que se manifiestan con mayor frecuencia en personas que tienen alteraciones del sueño; así como en enfermedades producidas por trastornos del sueño o agravadas por una mala calidad en el dormir.

Principales relaciones entre la obesidad y los trastornos del sueño

Dormimos menos horas de las necesarias

De forma general se ha observado que un aumento notable en el índice de masa corporal va a provocar una disminución de las horas de sueño. A su vez, el reducir las horas que se duerme va a producir sensación de cansancio, fatiga matutina, desorientación, etc. Este hecho es particularmente relevante en el caso de los niños, ya que los factores que influyan en su sueño van a repercutir sobre el desarrollo de los pequeños y van a afectar notablemente a su salud y calificaciones académicas. Además, el hecho de dormir poco o de forma no reparadora va a incrementar la fatiga diurna lo que puede vincularse con menor actividad física, con lo que la obesidad se agravaría. De hecho, en niños que duermen menos horas de las necesarias, las probabilidades de sufrir sobrepeso u obesidad son notablemente superiores a los niños cuyo sueño es regular y adecuado a las necesidades propias de su edad.

Trastornos respiratorios mientras dormimos (apnea del sueño)

El aumento del peso corporal muy por encima del peso ideal se va a relacionar con multitud de alteraciones de la salud. De la misma forma el sobrepeso y la obesidad van a afectar a la calidad del sueño. En primer lugar, las personas con sobrepeso u obesidad tienen una mayor probabilidad de sufrir trastornos respiratorios durante el sueño. En personas con sobrepeso u obesidad hay mayor probabilidad de roncar y de sufrir apnea del sueño; además, en pacientes con apnea el número y duración de paradas respiratorias aumentan con un mayor peso. Así pues, en personas que sufran simultáneamente obesidad y sobrepeso las consecuencias negativas para la salud se verán amplificadas.

Sueño precario – menor actividad física – aumento de peso

Aquellas personas que sufren obesidad suelen tener una baja actividad física, lo que va a dificultar el inicio del sueño y la calidad del mismo. A su vez, el cansancio producido por dormir mal va a dificultarles realizar actividad deportiva regular. Este hecho resulta muy curioso ya que el sueño, que puede ser considerado como una actividad sedentaria, se relaciona con un mejor estado de salud y con acercarse al peso ideal, mientras que un menor número de horas de sueño (por lo tanto, un mayor tiempo para realizar actividad física) se relaciona con un mayor índice de masa corporal. De hecho, en aquellas personas con trastornos del sueño es más probable encontrar alteraciones metabólicas que favorezcan la obesidad.

Aumenta nuestro apetito

Por último, el sueño también se vincula con el apetito. El dormir menos horas de lo recomendado va a producir unos desequilibrios hormonales que, a su vez, van a generar, un aumento del hambre y del apetito. Junto a ello, se produce un aumento en la apetencia por alimentos ricos en hidratos de carbono, aumenta así notablemente el número de calorías que se consume.

Raúl Quevedo-Blasco

Raúl Quevedo-Blasco, Doctor en Psicología Clínica e investigador del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada.

 

 

 

Alejandro Guillén Alejando Guillén Riquelme,  es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation Reports).

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.