Logo-LoMonaco-Cabecera
17/12/2015

Somos como dormimos

Nuestro cuerpo es una poderosa herramienta de comunicación. La forma en que nos sentamos, nuestro modo de mover las manos o las miradas que dirigimos a los demás constituyen un lenguaje de signos y gestos con el que decimos, en numerosas ocasiones, mucho más que con nuestras propias palabras.
Somos como dormimos

El lenguaje corporal… en sueños

Hasta la fecha, se han escrito numerosos estudios sobre el lenguaje corporal cuando estamos despiertos, pero ¿ocurre lo mismo mientras dormimos? Los estudios más recientes demuestran que sí: nuestro cuerpo también se expresa en sueños y si observas tu forma de dormir o la postura que adopta tu pareja podrás llegar a interesantes conclusiones sobre vuestra personalidad.

Dormimos como somos, somos como dormimos

Según los cálculos más extendidos, una persona pasa unos veinticinco años de su vida durmiendo. Este tiempo – que supone un tercio de nuestra existencia- ya nos permite entrever las repercusiones del sueño en nuestro día a día. En este sentido, resulta evidente que cuanto mejor es nuestra calidad de sueño, más positivo es nuestro estado anímico. El insomnio y el cansancio acusado, sin embargo, potencian los cambios de humor y generan una creciente irritabilidad.

Curiosamente, según recientes estudios los españoles somos unos de los europeos que menos y peor dormimos. A pesar de haber contribuido a la civilización con el invento -sabiamente globalizado – de la siesta, la costumbre de acostarnos mucho más tarde que el resto de los europeos y de levantarnos a una hora similar a la suya reduce –comparativamente – nuestras horas de descanso. Este hecho, sumado a la incompatibilidad de la siesta con la mayoría de las jornadas laborales, incide en esa baja calidad del sueño en nuestro país y favorece alteraciones del carácter, problemas de insomnio, estados de nervios o semidepresivos, etc.

Sin embargo, la relación entre nuestra forma de ser y nuestra forma de dormir no se basa únicamente en un vínculo de causa-efecto. No sólo somos más o menos irritables dependiendo de cómo hayamos dormido, sino que según la postura que adoptemos para dormir seremos más o menos proclives a esa misma irritabilidad. Es decir, nuestra actitud puede ser consecuencia de cómo dormimos y dormimos dependiendo de cómo es nuestra actitud.

Parece un trabalenguas, pero no es más que una conclusión lógica. Pasar la noche de lado o boca abajo, con las piernas estiradas o completamente encogidas, con los brazos pegados al cuerpo o alrededor de la almohada…, todos estos elementos son significativos a la hora de interpretar nuestro carácter. Y es que cada postura, cada gesto, cada hábito en el sueño es un claro reflejo de nuestra psicología. Y, por qué no, una pista que nos permitirá interpretar algunos de los rasgos de quien comparta cama con nosotros.

¿Significan algo nuestras formas de dormir?

El profesor Chris Idzikowski, director del Servicio de Evaluación del Sueño de Londres, llevó a cabo un interesantísimo estudio para el que contó con la colaboración de mil personas. A partir de este análisis, resumió en seis las posturas fundamentales que todos adoptamos al dormir, relacionando cada una de esas posturas con una determinada forma de ser. Además, cada una de estas posiciones presenta diferentes repercusiones para nuestra salud.

En palabras de Idzikowski: “Somos conscientes de nuestro lenguaje corporal cuando estamos despiertos, pero ésta es la primera vez que hemos podido ver lo que nuestro subconsciente dice acerca de nosotros. Lo más interesante es que el perfil que hay detrás de cada postura es con frecuencia diferente de lo que cabría esperar“.

Pero, ¿cuáles son estas seis posturas? ¿Cómo se caracterizan? ¿Qué significan?

Sigue leyendo y busca la que más se aproxime a tu forma de dormir: seguro que te sorprendes al descubrir todo lo que esa postura dice sobre ti. La postura revela, sin que lo podamos controlar, aspectos de nuestro inconsciente. Sin embargo, la medicina aconseja intentar controlar este impulso freudiano, pues no todas las posturas son igualmente sanas ni favorables para nuestro estado físico.

En general, dormir boca abajo puede dar lugar a problemas digestivos (ya que los contenidos del estómago llegan con mayor facilidad hasta la boca) y dormir boca arriba puede originar molestias respiratorias de diversa índole. En cualquier caso, adoptemos la postura que adoptemos, lo más frecuente es que esa postura se mantenga sin cambios mientras permanecemos dormidos. Se calcula que tan sólo un 5% de la población varía de postura en una misma noche.

Las seis posturas fundamentales. ¿Cuál es la tuya?

El feto

Datos estadísticos

Es la postura mayoritaria (el 41% de la población adopta la posición fetal). Como curiosidad, también es la postura mayoritaria entre las mujeres (un 51%).

Descripción

La persona se acuesta de lado, con las piernas y los brazos encogidos, como si de un feto se tratase.

Personalidad

Esta postura podría asociarse erróneamente a gente que transmite una imagen apocada o débil, ya que la colocación del cuerpo sugiere ternura y necesidad maternal. Sin embargo, es una posición propia de gente que comunica una gran fortaleza y energía de cara al exterior, aunque estos rasgos sean el escudo de una exagerada sensibilidad.

Esta postura revela cómo esa fuerza que exhiben ante el resto es un recurso para disimular su timidez o su introversión. La sensibilidad, oculta tras una autoconfianza más esforzada que real, constituye la clave de la personalidad de quienes duermen de este modo.

Salud y bienestar

Si perteneces al grupo de personas que duermen en postura fetal, debes emplear una almohada suficientemente alta, de manera que la columna quede perfectamente alineada con el cuello y la cabeza, evitando así lesiones o molestias cervicales.

Foto-Somos-como-dormimos-Lo-Monaco

El tronco

Datos estadísticos

Es la segunda postura más frecuente, con un 15%.

Descripción

Quienes adoptan esta postura para dormir, se recuestan sobre uno de sus lados y dejan caer los brazos pegados a lo largo del cuerpo.

Personalidad

Los “troncos” son, por lo general, muy abiertos y sociables. Su acusada sociabilidad les lleva a formar parte de diversos grupos, en los que se integran con facilidad y donde llegan a demostrar, en ocasiones, capacidad de liderazgo y convocatoria.

Sin embargo, su fe en los demás puede hacerles un tanto ingenuos, hasta el punto de tomar como cierta cualquier afirmación, conozcan o no la fuente de la que proceda.

Su credulidad les hace vulnerables y deben tener especial cuidado con el elogio interesado y la alabanza fácil.

Salud y bienestar

En el caso de los “troncos”, es recomendable variar la postura a lo largo de la noche para facilitar el flujo sanguíneo.

El nostálgico

Datos estadísticos

De acuerdo con los estudios de Idzikowski, el porcentaje de gente que duerme adoptando la postura del nostálgico es de un 13%, aproximadamente.

Descripción

Esta postura consiste en dormir de lado con los brazos extendidos hacia el frente, en ángulo recto con el cuerpo.

Personalidad

El carácter de quienes duermen en esta posición tiene algunos rasgos en común con la forma de ser de la gente que adopta la postura del tronco. Ambos son sociables, abiertos y con tendencia a la integración en grupos grandes. Sin embargo, la credulidad de los “troncos” se convierte en suspicacia en los “nostálgicos”. La visión del mundo de estos últimos es mucho más crítica, menos confiada y -en muchos casos- puede llegar al sarcasmo y al cinismo, dependiendo de la situación. Esa percepción crítica de la realidad les impide aceptar con facilidad las ideas ajenas, aunque sí las respeten, de modo que pueden resultar bastante obstinados.

Salud y bienestar

En el caso de esta postura también es aconsejable variar de posición a lo largo de la noche, pues puede provocar problemas cardiovasculares y, con frecuencia, rechinar de dientes.

Foto-Somos-como-dormimos-LoMonaco

El soldado

Datos estadísticos.

Los “soldados” suman tan sólo un 8%.

Descripción

La postura del soldado consiste en dormir sobre la espalda con el cuerpo completamente estirado y los brazos pegados al cuerpo.

Personalidad

Quienes duermen de esta forma se caracterizan por ser introvertidos y, generalmente, muy reservados. Frente a los “troncos” y los “nostálgicos”, evitan los grupos grandes y prefieren los entornos tranquilos y relajados. Huyen del ruido, del caos y del tumulto.

En su vida diaria, suelen guiarse por unas normas muy estrictas que siempre cumplen a rajatabla y que, sin darse cuenta, intentan imponer a quienes forman parte de su entorno.

La regularidad y la rutina no sólo no les asustan, sino que son sus mejores aliadas.

Salud y bienestar

La postura del soldado puede dar lugar a problemas respiratorios y es poco recomendable en el caso de personas obesas. Además, provoca fuertes ronquidos.

Caída libre

Datos estadísticos

La postura de la caída libre no es excesivamente frecuente. Suma un escaso 7% del porcentaje total.

Descripción

Se trata de una posición poco común que consiste en tumbarse cabeza abajo y extender los brazos alrededor de la almohada, dejando la cabeza a un lado.

Personalidad

Al igual que los “soldados” y los “troncos”, las personas que adoptan la postura de la caída libre, suelen ser sociables y extrovertidas. Sin embargo, este grupo se diferencia, en primer lugar, por su nerviosismo. Son personas muy inquietas y dinámicas, cuya actividad puede desembocar en serios problemas a la hora de conciliar el sueño.

La segunda diferencia reside en su rechazo de las críticas, que no son capaces asumir con facilidad. Huyen de todo comentario que consideren negativo y reaccionan mal en situaciones extremas, ante las que demuestran una escasa capacidad de actuación. Además, su nerviosismo puede llevarles a realizar pequeñas o grandes imprudencias, por falta de reflexión previa.

Salud y bienestar

Se aconseja cambiar de postura durante la noche para evitar posibles problemas de cervicales.

La estrella de mar

Datos estadísticos

Constituye el grupo más minoritario: sólo un 5% adopta esta postura a la hora de dormir.

Descripción

Duermen como una estrella de mar quienes se tumban sobre la espalda con los brazos estirados hacia arriba, rodeando la almohada.

Personalidad

Las “estrellas de mar” destacan por ser personas altruistas, llenas de buenos sentimientos y con generosidad suficiente como para atender a quienes se les acercan, siempre que acudan a ellos con intenciones sanas. Su atención hacia los demás les permite hacer amigos rápidamente y, por lo general, evitan ser el centro de atención, pues prefieren quedarse en un discreto segundo plano en reuniones y grupos.

Salud y bienestar

Esta postura es poco beneficiosa para las personas obesas o con problemas respiratorios. En este último caso, puede provocar interrupciones del sueño y ronquidos.

¿Te sientes identificado con alguna forma de dormir? Independientemente de la postura que adoptamos mientras dormimos, lo importante es sentirnos cómodos. Así, evitaremos los microdespertares durante la noche, aprovechando al máximo las horas que permanecemos en la cama. Y es el colchón Triple Natura Plus el aliado perfecto para conseguir una noche de sueño sin interrupciones en la postura que nos haga dormir bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.