Logo-LoMonaco-Cabecera
15/04/2014

Como elegir colchón y su medida correcta

Elegir colchón con una medida acorde a nuestra necesidades, es una de las cuestiones que pueden hacernos dudar a la hora de decantarnos por un equipo de descanso.
Como elegir colchón y su medida correcta

Sin tener en cuenta las dimensiones del dormitorio (sin duda un detalle fundamental que marca la elección de las medida de una cama), una primera aproximación debería estar basada en la libertad de movimientos durante el sueño

que el colchón debe proporcionar al durmiente. Estaríamos hablando entonces del ancho (de lado a lado). En el caso de dormir en solitario, el mínimo recomendado debe ser 90 centímetros y en el caso de hacerlo en pareja, cuanto más ancho sea el espacio individual mejor, siendo 67.5 el mínimo recomendado y 75 centímetros el óptimo para el descanso en pareja. Para ello contamos con las medidas de 135 centímetros y 150 respectivamente.

En cuanto al largo (de cabecero a piecero), elegir un colchón de dimensiones inferiores a las óptimas, puede hacernos pasar todas nuestras noches en posturas forzada, encogida. No tendremos todo nuestro cuerpo en contacto con el colchón (sacamos las piernas por ejemplo) y se generarían puntos de presión, que evitan que la sangre fluya correctamente. Para que el descanso sobre un colchón sea realmente efectivo, debe ajustarse a la altura y corpulencia del durmiente más 20 centímetros.

¿Y el resto del equipo de descanso?

Ya lo dice la famosa frase “no sólo en colchón duerme el hombre”… por eso las medidas de la base, la almohadas y ropa de cama también son importantes. La base sobre la que reposa el colchón debe tener las mismas dimensiones de largo y ancho que el colchón, para garantizar el apoyo correcto y preservar la forma del mismo. Un colchón utilizado en una base de dimensiones inferiores puede llegar a deformarse irreversiblemente, mermando su rendimiento y su vida útil.

Las almohadas por estética y comodidad también deben tener la misma medida que el colchón, con la particularidad que existen almohadas individuales adaptadas a medidas dobles. Lo ideal es que cada durmiente disfrute de una almohada según sus preferencias personales de descanso.

El cubrecolchón debe cubrir toda la superficie del colchón sin comprimirlo, para evitar su deformación, al igual que la sábanas, por eso deben ser del mismo ancho y largo que el colchón.

Por último el edredón nórdico debe colgar a cada lado de la cama como mínimo 40 centímetros, para asegurar que el durmiente no se destape mientras cambia de postura.

Si a pesar de haber leído nuestro artículo, aun te quedan dudas, no dudes en ponerte en contacto con los expertos en descanso que ponemos a tu disposición en Grupo Lo Monaco.

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.