Logo-LoMonaco-Cabecera
21/03/2016

Posturas para dormir durante el embarazo

Dormir bien cuando estás embarazada no es fácil. Entre encontrar cuál es la postura idónea en la que te sientas cómoda y que sea óptima para el bebé y las posibles pesadillas que pueden hacer tus noches eternas.
Posturas para dormir durante el embarazo

Evidentemente, estas “dificultades” serán aún más notables durante la última etapa, ya que es cuando la tripa es más grande. Y es que, el embarazo supone una etapa de cambios tanto fisiológicos  como psicológicos que afectan al cuerpo de la futura mamá, cambios que como no pueden ser de otra manera, desgraciadamente también afectan a nuestro descanso.

Etapas del embarazo

Durante el primer trimestre, muchas mujeres experimentarán cansancio diurno y sentirán que para despertar necesitan un esfuerzo extra. La responsable es la progesterona, hormona que durante el embarazo se libera en grandes cantidades durante las ocho primeras semanas de gestación, y que provoca entre otros efectos, fatiga, fallos de memoria y sopor.

A partir del séptimo mes el patrón de sueño se caracteriza por dificultades de conciliación y múltiples despertares nocturnos, que hacen que dormir bien una noche sea misión imposible para una embarazada. Por otro lado el abultamiento del abdomen, los movimientos fetales, ardores estomacales, micción frecuente…etc. tampoco ayudan a las gestantes a dormir a pierna suelta.

El mejor remedio para hacer más llevadero estos trastornos de sueño, es precisamente el descanso y es por eso que, a continuación, indicamos algunos consejos y posturas para que podáis descansar correctamente tanto tú como tu bebé.

Tumbada sobre el lado izquierdo

Durante el embarazo los expertos recomiendan dormir sobre el lado izquierdo, ya que en esta posición la sangre y los nutrientes fluyen mejor hasta el útero. También en esta postura el riñón elimina más fácilmente los desechos y fluidos.

Con los pies elevados

Un problema muy común en las embarazadas son los calambres en los gemelos. Para evitar esto puedes dormir con los pies en alto, una manera fácil es apoyar las piernas sobre un cojín o almohada que haga que tus piernas estén por encima de tu cadera. Esta posición te ayudará a tener una mejor circulación, además de ayudarte prevenir varices e hinchazones.

De lado y con la almohada entre las piernas

Esta posición te facilita mantener la columna recta, y evitaras echar todo el peso sobre una pierna. También puedes usar almohadas largas que te permitan apoyar la barriga y sentirte más segura y menos “pesada”.

Postura semisentada

En el caso de que tengas alguna molestia estomacal  o simplemente una mala digestión, una de las posturas que se recomiendan es la de dormir semisentada, ayudándote de cojines y almohadas para encontrar la posición adecuada.

Otras posturas como la de dormir de espaldas o boca abajo, están totalmente desaconsejadas, sobre todo a partir del segundo trimestre, cuando el peso de la tripa empieza a ser ya importante. En el caso de dormir de espaldas, dificulta la circulación debido a que todo el peso del útero cae sobre la espalda, esto dificulta el retorno de la sangre hacia el corazón y se pueden producir mareos por falta de oxigeno, además de que el feto recibe menos oxigeno.  De igual manera si dormimos boca abajo, todo el peso de nuestro cuerpo recae sobre nuestra tripa.

Otras recomendaciones

Te contamos también otras recomendaciones que te pueden ayudar a facilitar el descanso.

  • Conviene tomar antes de irse a dormir alimentos ricos en triptófano (un vaso de leche, ensalada con lechuga, patata cocida, pan integral…), sustancia que favorece la conciliación del sueño. También se deben evitar estimulantes como el té o el café.
  • Tampoco es bueno acostarse agotada, ya que muchas veces el propio agotamiento dificulta el sueño.
  •  La temperatura también juega un papel muy importante, y es que se ha demostrado que la temperatura ideal para conciliar el sueño es de 26 grados. Por encima de esta temperatura, la calidad del reposo disminuye porque hay menos ciclos de sueño profundo.
  •    Establecer una rutina: Intenta irte a dormir siempre a la misma hora.
  •   Siestas breves: Como máximo 30 minutos, al contrario de lo que parece es bueno para poder dormir mejor durante la noche, ya que te reactiva el cerebro y hace que estés más alerta durante el resto del día, pero ojo, dormir más puede provocar insomnio al llegar la noche.
  •    Cenas ligeras: las cenas copiosas y tardías entorpecen el sueño.
  •   Ejercicio moderado: Dar un paseo en bici, nadar, salir a pasear… estas actividades ayudan a liberar energía y llegar más relajada al final del día.
  •    Por la noche ni tele ni ordenador: La luz artificial reduce la secreción de melatonina, sustancia que favorece la conciliación del sueño.
  •     Durante el verano mantente “fresca”: Utiliza prendas frescas y transpirables como el algodón y evita las horas centrales del día. Una buena ducha antes de dormir también es un remedio muy efectivo para relajarte y sentirte fresca.

 

Imagen-LoMonaco-Embarazada

Antes hablamos de pesadillas, pero ¿qué sueños son las más comunes en las embarazadas?

Durante el primer trimestre es habitual tener sueños con personas queridas ya fallecidas, símbolo de que te gustaría que estuvieran ahí en este momento tan importante. Es común también tener sueños en los que te sientas encerrada o que te ahogas, estos sueños representan el temor a verte privada de todo aquello que antes hacías y que ahora tendrás que dosificar para cuidar más de tu hijo/a. Otro sueño muy común y para nada agradable es soñar con bebés enormes o muy pequeños o incluso con el aborto, esto es por el miedo de que algo no vaya bien durante el embarazo.

Durante el segundo trimestre muchas embarazadas sueñan con caídas o ataques de personas o animales, ya que es cuando el aumento de peso se hace más evidente y se sienten más indefensas ante cualquier problema. También es habitual soñar con que tu pareja te engaña, cuando se tiene el miedo de que tu aumento de peso te hace perder atractivo físico o soñar con la cara del bebé, ya que es la etapa en la que conocerás el sexo de tu hijo.

Por último, en el tercer trimestre los sueños más repetidos en las futuras mamás son los de imaginarte en el día a día con tu futuro hijo, sueñas como será tu nueva vida (bañando al bebé, dándole de comer…). También es habitual soñar con pérdida u olvido de objetos, esto representa el miedo a no estar preparada o con que tu hijo es un superdotado, esto indica la preocupación que siente la mamá por el desarrollo y el futuro de su hijo/a. Y por último, más común y habitual de todos los sueños, es casi inevitable que a pocas semanas del parto, sueñes con ese gran día y como te verás minutos después del parto con tu hijo en las manos.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.