Logo-LoMonaco-Cabecera
01/02/2016

¿Qué es el sonambulismo?

Cuando una persona sufre un episodio de sonambulismo es difícil despertarla,y si lo hacemos se encontrara confundida, pero no se mostrara alterada y al día siguiente no recordara nada de lo ocurrido. Normalmente vuelven a la cama, aunque pueden hacerlo en una habitación diferente a la que iniciaron el sueño.
¿Qué es el sonambulismo?

Todos podemos tener la imagen de una persona caminando dormida. El sonambulismo es un trastorno del sueño menor que consiste en la realización de acciones mientras estamos dormidos. Las acciones que realiza el sonámbulo pueden ser sencillas (por ejemplo, sentarse en la cama) y/o más elaboradas (caminar por la casa, abrir la puerta o ventana, vestirse, comer,etc).

Los episodios de sonambulismo ocurren, sobre todo, durante la primera mitad de la noche, durante las fases III y IV del sueño (sueño lento) y, generalmente, tienen una duración que puede ir desde unos pocos segundos hasta varios minutos. El sonambulismo es más común durante la infancia, afectando al 10% de los niños, y comienza normalmente en torno a los 10 años. Tiende a desaparecer en la adolescencia, conforme va disminuyendo la cantidad de sueño lento. Sin embargo, pueden aparecer episodios aislados a cualquier edad, sobre todo después de un día o una temporada de mucho estrés.

Pero, ¿Qué debemos hacer cuando estamos con una persona que es sonámbula? Un concepto equivocado es que no se debe despertar a un sonámbulo. Concretamente, si estamos con una persona que sufre un episodio de sonambulismo y podemos dirigirla y acompañarla de vuelta a la cama, optaremos por esta opción, ya que despertarla sólo le creará un estado de confusión. Aun así, en ciertas ocasiones puede ser necesario despertar a la persona para evitar algún tipo de comportamiento que pueda ser peligroso. Por ejemplo, imaginemos que la persona se dirige hacia la puerta para salir de casa, intentamos volver a llevarla a la habitación y no lo conseguimos. En este caso optaremos por despertar a la persona para que no salga a la calle y vuelva a la cama.

El sonambulismo, normalmente, no es peligroso para la persona que lo padece ni para las personas que conviven con ella. Aun así, ha habido casos de homicidios y de comportamiento sexual anómalo durante el sonambulismo; sin embargo, esto ocurre en los casos más graves y es muy poco frecuente.

Con respecto al tratamiento hay que identificar y tratar de evitar los posibles factores que ayudan a que aparezca un episodio de sonambulismo. Por ejemplo, es más probable que ocurra un episodio de sonambulismo si una persona no ha dormido lo suficiente, está pasando por una época de estrés, consume medicamentos para dormir….También es muy importante que el tratamiento incluya siempre instrucciones relativas a las medidas de higiene del sueño y para ayudar a controlar el estrés. También es necesario adoptar precauciones para que el entorno en el que tiene lugar el sueño sea seguro. Por ejemplo, si un niño es sonámbulo, no se recomienda que duerma en una cama de dos pisos,si cerca de la habitación hay una escalera sería recomendable tapar la escalera evitar que se caiga, guardar objetos peligrosos, cerrar puertas y ventanas, etc. En muchos casos, simplemente con estas pautas se puede reducir el problema.

Un tratamiento efectivo para el sonambulismo en los niños consiste en una técnica denominada de anticipación o despertar programado. Los padres anotan en un papel todos los episodios de sonambulismo del niño durante un tiempo y determinan el momento en el que se producen generalmente dichos episodios. Después, despiertan a su hijo aproximadamente 15-20 min antes de que se produzca el episodio, durante un período de 1 mes. Se ha observado que los episodios se reducen tan pronto y que el efecto terapéutico se mantiene en el tiempo.

Por lo tanto, el sonambulismo es un trastorno del sueño menor que, normalmente, no conlleva ningún peligro para la persona que lo padece. Aun así, es importante tener en cuenta una serie de factores para evitar posibles daños e intentar reducir la probabilidad de que se produzca un episodio.

Lo-Monaco-Gualberto-BuelaGualberto Buela Casal. Catedrático de Psicología Clínica y director del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

Lo-Monaco-Eva-HitaEva Hita Yáñez. Doctora en el programa de Neurociencias y responsable del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC)

 

 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.