Logo-LoMonaco-Cabecera
04/01/2016

Sobrepeso y sueño: El Síndrome de Pickwick

Hoy en día el sobrepeso es un grave problema de salud pública, ya que el exceso de grasa corporal causa múltiples problemas de salud. Un ejemplo de ello es el síndrome de Pickwick, que presentan algunas personas obesas.
Sobrepeso y sueño: El Síndrome de Pickwick

Las personas que lo padecen tienen sobrepeso, problemas para respirar y un exceso de sueño durante el día. El nombre del síndrome (Pickwick) hace referencia al personaje de la novela de Charles Dickens: “Los papeles póstumos del Club Pickwick”. En esta novela se describe el caso de un varón de cara sonrojada, con sobrepeso, que se queda dormido en los momentos más inoportunos, en cualquier lugar y posición. Este síndrome también se ha llamado hipoventilación por obesidad y se estima que podría presentarse entre un 2 y un 4% de la población general.

Este síndrome se ha relacionado con la apnea del sueño, por lo que es importante diferenciarlos, ya que algunos de los síntomas son similares. Los pacientes con apnea presentan problemas al respirar solo cuando están durmiendo, mientras que en el síndrome de Pickwick los problemas respiratorios están siempre presentes (incluso cuando los que lo padecen están despiertos), pero sin embargo, no presentan ninguna enfermedad pulmonar que haya sido diagnosticada. Además, la apnea del sueño la pueden padecer personas que no tengan sobrepeso, cosa que no ocurre en el síndrome de Pickwick. El exceso de peso hace que los músculos tengan más dificultad para hacer una respiración profunda y de forma natural. Como resultado, la sangre tiene demasiado dióxido de carbono y poco oxígeno, que hace que las personas con este síndrome tengan un tono azulado de la piel.

Al tener dificultad al respirar durante la noche, se producen paradas respiratorias mientras se está durmiendo, al igual que ocurre en la apnea del sueño. Esto hace que el sueño durante la noche no sea reparador y se puedan tener varios despertares durante la noche. El síntoma más característico del síndrome de Pickwick es el sueño excesivo que estos pacientes tienen durante el día, debido a que el sueño nocturno no ha sido adecuado. Puede llegar a ser irresistible y que se queden dormidos en situaciones inapropiadas, como conduciendo o durante una conversación. Otros síntomas son la dificultad para respirar y que se cansan fácilmente, incluso con actividades que no requieren mucho esfuerzo. Además, presentan problemas para memorizar cosas y para concentrarse en alguna tarea. Es frecuente que tengan cambios de humor y pueden llegar a tener un aumento de la presión arterial (hipertensión) y alteraciones en el ritmo cardiaco. Por lo tanto, la calidad de vida de estos pacientes puede ser gravemente afectada si no se toman las medidas adecuadas.

La severidad de cada caso y las medidas a seguir serán determinadas por un especialista en trastornos del sueño, quien por lo general recurre a un estudio de sueño, entre otras pruebas, para establecer el diagnóstico y la gravedad de las paradas respiratorias durante el sueño.

Con respecto al tratamiento, en todos los casos es fundamental que se produzca una pérdida de peso. En los pacientes con obesidad mórbida se puede sugerir la cirugía para reducir el estómago y tratar el exceso de peso. También se  recomienda evitar conductas que puedan empeorar los problemas al respirar durante el sueño, como por ejemplo dormir boca arriba, ingerir medicación para dormir, así como la ingesta de alcohol. En los casos más graves se puede recurrir al uso de asistencia respiratoria usando máquinas especiales (ventilación mecánica) para mantener la garganta abierta durante la noche y dejar pasar el aire de forma correcta, como por ejemplo la presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés).

La prevención y la mejora de la sintomatología también se basa en reglas generales, que se conocen como “higiene del sueño”, entre las que se encuentran: Tener horario fijo para irse a la cama y para despertar, y ajustarse a él incluyendo fines de semana y días de descanso; evitar comidas abundantes entre las dos horas antes de dormir; disminuir el consumo de tabaco y bebidas estimulantes (café, te…) ya que hacen que tardemos más en dormir y nuestro sueño sea de menos calidad; también es importante procurar que el dormitorio y el equipo de descanso sean los adecuados. Concretamente, el equipo de descanso debe ser el adecuado a nuestro peso corporal y el dormitorio debe ser silencioso, cómodo y que cuente con adecuada oscuridad y ventilación para facilitar el sueño.

Por lo tanto y ante todo, es muy importante que las personas con problemas severos de obesidad disminuyan el volumen de grasa corporal, sobre todo en los casos en los que se observe un sueño y/o cansancio excesivo durante el día, ya que las consecuencias del sobrepeso pueden ser abundantes e importantes en la vida de una persona. Esto es importante, ya que se ha observado que en los casos en los que se reduce el peso, la calidad del sueño mejora. Pero sin duda, sobre todo es importante que en estos casos se acuda al especialista para que se estudie el caso y se valoren las medidas a adoptar. Por lo tanto, merece la pena hacer un esfuerzo para garantizar nuestro descanso.

Lo-Monaco-Gualberto-BuelaGualberto Buela Casal. Catedrático de Psicología Clínica y director del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

 

Lo-Monaco-Eva-HitaEva Hita Yáñez. Doctora en el programa de Neurociencias y responsable del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC)

Avatar for LoMonaco

Hacemos tus sueños realidad. Pruébanos 14 noches en casa y vive el sueño ¿Aún quieres seguir comprando un colchón como hasta ahora?

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.