Logo-LoMonaco-Cabecera
10/06/2013

Despertares frecuentes en niños

El despertar frecuente a lo largo de la noche, en ausencia de enfermedades menores, es un problema que a menudo ocurre en niños de hasta 15 meses.
Despertares frecuentes en niños

Esta experiencia sostenida a lo largo del tiempo es evidentemente muy perturbadora para toda la familia que ven como su descanso nocturno se deteriora a lo largo de las semanas. El pediatra Jesús Garrido (http://www.mipediatraonline.com/) aclara con respecto a esta situación que la mayoría de los despertares no son otra cosa que interpretaciones de los padres. Realmente los niños pequeños pueden hacer ruido mientras duermen, bien sueñan, o profieren pequeños gemidos, se mecen solos para volver a conciliar el sueño…etc. Son algunos padres, con el feedback que proporcionan al bebé, los que desencadenan realmente la conducta no deseada como es la interrupción del sueño del niño.

Además otro concepto que conviene aclarar, según el Dr. Garrido es el concepto de la frecuencia: el despertar a lo largo de la noche varias veces es una condición inherente al sueño humano que se divide, en el caso de los adultos en ciclos de 90. En los niños estos ciclos son aún más cortos, con una duración de unos 40 minutos. En esos intervalos puede interpretarse por un observador externo que se produce un despertar pero no es así.

Para el Dr. Garrido existe en estas ocasiones una regla de oro, que puede ser la clave del éxito  en este tipo de despertares: “Si hace ruido pero no llora y tiene los ojos cerrados, no hagas NADA”. Si despertamos al niño es fácil que pasemos  una “noche toledana”.

El cumplimiento de esta regla es uno de los objetivos que se pretenden cuando se saca la cuna del dormitorio de los padres, que el doctor recomienda que sea entre los 4-6 meses en los niños cuyos padres desean que aprendan a dormir solos. ¿Por qué? Los bebés de entre 4 y 6 meses captan ya mejor el ambiente que les rodea. Cuando los padres desean que su hijo aprenda a dormirse sólo, es más fácil elija esta vía alternativa si al despertarse no percibe a los padres a su lado.

Cuando se hace colecho (que duerma con los padres en su cama), los despertares pueden ser más frecuentes entre los 4 y los 15 meses, pero para muchos padres es una opción mejor. Cada familia debe elegir la opción que más beneficios les reporte en el descanso nocturno.

Existe otro motivo de despertar frecuente en bebés: Introducir en el ritual de sueño un elemento que favorece que al poco tiempo se despierte. El ejemplo más claro seguro que nos suena a todos los papás, dormir al niño con un biberón de leche, manzanilla, agua…etc. No es una buena práctica para el sueño nocturno por varios motivos,  aumentan el número de micciones, lo que hace que el niño se despierte más veces al notar la vejiga llena. Si se decide cambiar el pañal durante la noche se rompe el ritmo de sueño familiar y además pueden surgir muchos problemas de inapetencia durante el día, debido a esta alimentación nocturna.

Pensando en el sueño, la calidad del sueño de los padres es importante para la calidad de vida de los niños.

(Fuente El niño que se despierta con frecuencia  por el Pediatra Jesús Garrido en su página web http://www.mipediatraonline.com/

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *