Logo-LoMonaco-Cabecera
16/08/2017

Dormir en la playa o en la montaña

A lo largo de las diversas entradas de este blog se han presentado multitud de factores ambientales que influyen en nuestro descanso, favoreciendo o dificultando el inicio, así como un sueño más profundo y reparador. Entre los factores que influyen en el sueño destacan, por su importancia, la temperatura, la luz y los ruidos. Todos estos factores son muy diferentes en función del lugar en el que elijamos pasar las vacaciones.
Dormir en la playa o en la montaña

¿Hay diferencias entre dormir en la playa y dormir en la montaña? En primer lugar cabe apuntar que, al variar el lugar de descanso, el colchón y somier, y otros elementos que se alteran al dormir fuera, nuestro sueño se va a ver afectado. En algunos casos en los que el colchón sea mejor que el que normalmente se usa, el descanso puede mejorar. No obstante, el tener condiciones diferentes puede dificultar el sueño. De la misma forma el variar la rutina, los alimentos (sobre todo aquellos que se ingieren por la noche), el estrés de desconocer una ciudad o el variar la actividad física que se hace puede influir en el sueño. Sin embargo, estos factores van a influir de forma similar en playa y montaña. Cabe plantearse cómo va a influir el elegir uno de esos lugares respecto al otro.

Las condiciones ambientales de la playa y la montaña influyen en nuestro sueño

En la montaña suele haber una menor frecuencia de tráfico y núcleos urbanos más pequeños, lo que va a favorecer que los ruidos sean de menor intensidad, incluso pudiendo disfrutar de algunos sonidos naturales que van a favorecer un estado de relajación que facilite el sueño. Por el contrario, dormir en la playa determinados lugares (particularmente los más turísticos) asociados a la playa suelen implicar ciudades y complejos hoteleros, que se vinculan con un mayor ruido de tráfico y sonidos fuertes.

Respecto a la luz en la mayoría de lugares de descanso se puede eliminar la cantidad de luz que nos llega. El tener luces artificiales por la noche que iluminen el cuarto puede despertarnos y producir una alteración en los ciclos de sueño-vigilia durante la noche. En este caso el cerrar las persianas puede elimina este efecto en ambos lugares. No obstante el dormir con la persiana abierta sin que haya luz artificial va a permitir que la luz del amanecer nos despierte gradualmente lo que va a favorecer la sensación de descanso en la mañana.

En el caso de la temperatura tenemos que tener en cuenta que las temperaturas altas van a dificultar el sueño. En este caso en la playa la sensación térmica producida por la humedad puede hacer que sintamos más calor. Pese a ello la cercanía al mar suele suavizar las temperaturas por la noche.

Pese a todo lo presentado cabe decir que, cuando se controlan las variables mencionadas el descanso es similar en ambos lugares. En la el Laboratorio del Sueño, asociado a la Cátedra UGR-LoMónaco, se realizó un estudio comparando cuatro lugares de descanso y no se encontraron diferencias en las polisomonografías registradas, cuando las variables mencionadas se igualaban en cada uno de las noches.  Así pues, el lugar no es tan relevante siempre que corrijamos los problemas asociados a cada uno de ellos.

Foto-Alejandro-GuillénAlejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation       Reports).

Lo-Monaco-Gualberto-BuelaGualberto Buela Casal. Catedrático de Psicología Clínica y director del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *