Logo-LoMonaco-Cabecera
05/12/2016

Trastornos y alteraciones del ritmo circadiano y cómo afectan al descanso

La mayoría de estos trastornos tienen solución, que suele implicar tratamientos farmacológicos, fototerapia e higiene del sueño. Todo ello, va a ayudar si no a eliminar el trastorno, sí a minimizar su gravedad y las consecuencias producidas.
Trastornos y alteraciones del ritmo circadiano y cómo afectan al descanso

El ritmo circadiano se entiende como un mecanismo corporal que, mediante la regulación de diferentes hormonas y neurotransmisores, prepara al cuerpo para cubrir las necesidades de cada momento del día. Así pues, a través de este mecanismo se explica que tengamos hambre cerca de la hora de comer, que tengamos sueño por la noche o nos despertemos tras haber descansado.

Alteraciones del ritmo circadiano relacionadas con el descanso

El ritmo circadiano es un proceso muy complejo, sobre el que influyen multitud de factores externos e internos, no solo relacionados con el descanso. Por ello, este ciclo puede sufrir alteraciones que incluso deriven en trastornos enfermedades. La relación entre el ritmo circadiano y el sueño va a producir que las alteraciones del primero provoquen, habitualmente, disfunciones en el sueño y el descanso.

El Síndrome de Retraso

Entre las principales alteraciones del ritmo circadiano se encuentra el síndrome del retraso o adelanto de la fase del sueño. Este síndrome se caracteriza por un retraso o adelanto generalizado del sueño; es decir, la persona no sentirá sueño hasta horas avanzadas de la noche o incluso la madrugada, produciendo que el despertar, sin alarmas, sea también más tarde. El caso contrario sería que la persona siente sueño muy pronto y se despierta varias horas antes de que debe comenzar su día. Además cuando estas personas se deben despertar a una hora concreta para cumplir con sus obligaciones suelen sentir fatiga y cansancio por despertarse antes de que el ritmo circadiano alterado prepare al organismo, junto con el dormir un menor número de horas de las necesarias. Cuando la persona que sufre el retraso del sueño, esta se acuesta a la hora adecuada pero no va a poder dormirse, con lo que sube la ansiedad por no poder conciliar el sueño, dificultando cada vez más el proceso.

El Síndrome Hipernictemeral

Otro de los trastornos del ciclo de vigilia sueño es el síndrome hipernictemeral. En este caso la alteración consiste en que el ciclo varía su duración. De forma habitual, y gracias a los estímulos externos, el ciclo de sueño vigilia se establece en unas 24 horas. Los pacientes con este síndrome experimentan alteraciones en el periodo que dura el ciclo (habitualmente aumentando en una hora), con lo que sentirán sueño y se despertarán a horas diferentes a las habituales, habiendo además variaciones en las horas a las que va a suceder esto.

El jet lag: alteración provocada por el cambio en el huso horario

Más allá de los trastornos del ciclo circadiano con causa biológica, también se pueden producir alteraciones en el mismo a causa de nuestro horario. Dentro de este grupo el caso más habitual es el jet lag, producido al cambiar de zona horaria experimentamos alteraciones en el sueño, aunque habitualmente el ciclo se reajusta por si solo pasado un tiempo. Además de ello, el tener turnos de trabajo nocturnos o que nuestro cuarto esté muy iluminado en la noche puede afectar a que los patrones de sueño no se ajusten normalmente. Además, habitualmente no se puede modificar el turno de trabajo nocturno por lo que el problema y las consecuencias de este se van a cronificar. Todo ello va a derivar en dificultades para conciliar el sueño, despertares tempranos y/o fatiga al despertarnos.

Alejandro GuillénAlejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation Reports).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *