Logo-LoMonaco-Cabecera
06/07/2015

Paradas respiratorias durante el sueño: Apnea

En los últimos años los trastornos del sueño han aumentado y están influyendo de forma negativa en la vida diaria de las personas. El sueño es un estado muy complejo e imprescindible para el buen funcionamiento del organismo. Por ello, cualquier alteración del mismo, va a tener repercusiones directas sobre la salud de la persona.
Paradas respiratorias durante el sueño: Apnea

La apnea del sueño es uno de los trastornos del sueño que está adquiriendo cada vez más importancia en los últimos años porque el número de personas que lo padecen va en aumento. Algunos estudios indican que un 29% de los hombres y un 9% de las mujeres lo padecen, aunque se cree que hay casos sin diagnosticar. El mayor porcentaje de las personas que presentan este trastorno son adultos (de edad media y en la mayoría de las ocasiones hombres), con sobrepeso y roncadores.

Se trata de un problema en el que se producen paradas respiratorias (apneas) mientras la persona duerme, por impedimento del paso del aire a través de la garganta. Para que se pueda emitir el diagnostico, se deben producir al menos cinco paradas (completas o parciales) por hora de sueño, con una duración superior a 10 segundos cada uno de estos ceses respiratorios. Para hacernos una idea, sería ver en la persona que está dormida como deja de respirar en algunos momentos, y tras unos segundos, presenta ahogo o asfixia (todo ello de forma constante durante toda la noche). Además, en la mayoría de los casos, las personas sudan bastante mientras duermen (sin que la causa sea un calor excesivo). También es cierto que la apnea del sueño va a asociado con el ronquido (y en esos momentos de cese de respiración, la persona también deja de roncar y por ello se percibe esta falta de respiración), pero no hay que confundir este trastorno son el ronquido. Una persona que ronca no tiene porque padecer apnea, aunque por el contrario, prácticamente todas las personas que tienen apnea, roncan.

La principal consecuencia en las personas que tienen apnea del sueño, es el gran cansancio y constante sueño que tienen durante el día. En muchos casos, las personas se quedan dormidas casi en cualquier sitio, incluso conduciendo (lo cual la convierte en una de las principales causas de accidentes de tráfico). Además son personas que expresan tener un “sueño ligero”, y en la mayoría de los casos tienen dificultades para concentrarse y memorizar cosas. Por todo lo anterior, en los pacientes con apnea  del sueño es de especial importancia conocer y valorar, además de todos los síntomas comentados, otros trastornos asociados, como puede ser la depresión, trastornos cardiovasculares, etc.

El tratamiento más usado es lo que se conoce como “CPAP” (que son la sigla en inglés de “presión positiva continua en la vía aérea”), o lo que comúnmente los pacientes denominan “mascara para respirar”. Es una pequeña máquina que bombea aire dentro de la vía respiratoria, a través de una mascarilla nasal, manteniendo la tráquea abierta durante el sueño. Matizar que este tratamiento disminuye el número de paradas respiratorias, pero en sí mismo no cura (porque cuando se deja de usar, vuelven a producirse las paradas respiratorias). Por ello, en la intervención también hay que prestar atención a diferentes aspectos, tanto físicos o medio ambientales, como psicológicos. Es por esto que para mejorar el sueño de estos pacientes, se deben modificar hábitos no adecuados. A nivel físico, son importantes aspectos como el colchón y la almohada, la temperatura y la luminosidad de la habitación, etc. En lo referido a lo psicológico, hay que revisar y cambiar todo lo relacionado con los estilos de vida adecuados en relación al sueño. Así pues hay que implantar mejores prácticas de higiene del sueño (como por ejemplo mantener constante el horario de acostarse y levantarse, no consumir estimulantes o practicar ejercicio intenso antes de irse a la cama, entre otros), conductas saludables (tanto relacionadas con la alimentación, como con el ejercicio físico) y cambiar actitudes y creencias negativas sobre el sueño, además de eliminar el consumo de determinadas sustancias, como el alcohol y el tabaco.

 Raúl Quevedo-BlascoRaúl Quevedo-Blasco. Doctor en Psicología Clínica e investigador del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada.

Avatar for LoMonaco

Hacemos tus sueños realidad. Pruébanos 14 noches en casa y vive el sueño ¿Aún quieres seguir comprando un colchón como hasta ahora?

6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.