Logo-LoMonaco-Cabecera
25/01/2016

Como cuidar tu colchón

Los colchones con fecha de caducidad son una realidad, tú que pensabas que era para toda la vida, estás en un error. El cambio de colchón es necesario ya que un producto que nos ofrezca un buen rendimiento (y esto es descansar cada noche) necesita ser renovado cada cierto tiempo.
Como cuidar tu colchón

Cambio de colchón: ¿cuándo? Cada 10 años

El colchón es un objeto de uso diario (7 horas de media aproximadamente), por lo que al cabo de los años puede presentar signos de desgaste irreversible, afectando a la necesidad que todos tenemos de dormir bien. Los expertos en descanso señalan un periodo de tiempo en el que parece haber alcanzado el máximo de vida útil: en torno a los 10 años después de su primer uso.

No obstante este deterioro puede mostrarse antes y esta cifra es orientativa. Existen otras señales que nos dan indicios de deterioro, otros problemas que nos deben hacer barajar la posibilidad de adquirir un nuevo colchón. Independientemente de su material, estos fallos giran en torno a situaciones similares. Los signos que evidencian que necesitamos un cambio pueden ser:

  • Tu colchón presenta bultos o imperfecciones: son varios los motivos que hacen que un colchón esté deformado, el más frecuente es que el colchón tenga más de 10 años o le hayamos dado un mal uso.
  • Dolor en la parte baja de la espalda: es un dolor que se manifiesta cuando llevamos varias horas acostados, levantándonos con la sensación de no haber descansado. Este dolor puede haber sido provocado por una excesiva rigidez o inconsistencia del material.
  • El colchón es muy duro o muy blando: cuando empiezas a notar que te hundes o que el material se te clava, no encuentras la postura idónea y te pasas las noches en vela…Lo que necesitas es un colchón que te proporcione una firmeza media y que se adapte a ti, por lo que lo mejor es optar por un colchón látex o viscoelástico.

Intenta evaluar al menos una vez al año los factores anteriormente citados para asegurarte de que se encuentra en buen estado.

Cuidar tu colchón 2

Propiedades de un buen colchón: confort, firmeza media y temperatura

No todos los colchones son iguales, existen propiedades que reúnen estos, que hacen que algunos sean realmente buenos. Indiferentemente del tipo de colchón que tengamos, sea colchón viscoelástico, colchón látex, colchón de muelles, colchón HR o colchón viscolatex… debe proporcionarnos una serie de propiedades para que nuestro descanso sea perfecto.

El confort de cada persona es único, por lo que el colchón debe aportar una adaptabilidad óptima, permitiendo una libertad total de movimientos durante el sueño.  Pero como no solo de comodidad vive el sueño placentero, es imprescindible que la espalda repose en una posición natural, por lo que debe aportar una firmeza media. Para culminar con un buen descanso, debe proporcionar una temperatura perfecta.

Existen cuatro tipos de materiales que cumplen las propiedades anteriores: viscoelástica, látex, HR y muelles ensacados.

Comprar un colchon viscoelastico es la mejor idea para aquellos que adoran la sensación de recogimiento que aporta este material,  ofreciendo una mayor sensación de confort. Los colchones látex garantizan una firmeza media perfecta. Los colchones de muelles ensacados ofrecen una sensación clásica de descanso y una sensación de firmeza en cada punto. Por último, el colchón con núcleo HR (High Resilience) ha sido creado para los que buscan una mayor sensación de dureza en su descanso.

Consejos para conservar tu colchón

Para conservar tu colchón y dormir cada noche en una cama ideal, que en definitiva es lo que proporciona el auténtico descanso (y ya sabemos los beneficios de esta práctica para nuestra salud), tenemos que aportar también nosotros nuestro grano de arena, con respecto al tema del cuidado. Nuestro colchón es el elemento más importante de nuestro equipo de descanso, por lo que necesita un buen cuidado para cumplir plenamente con su cometido, cuidar nuestro colchón durante su vida útil es imprescindible  para beneficiarnos de un descanso totalmente saludable. A continuación te ofrecemos algunos consejos para asegurarte este objetivo:

  • En primer lugar nos tenemos que fijar en la base sobre la que reposa nuestro colchón. Una base tapizada o un somier en mal estado perjudica nuestro descanso y acarrea consecuencias negativas sobre el rendimiento del colchón.
  • Es importante girar el colchón periódicamente, de esta manera se consigue un uso homogéneo de toda la superficie.
  • Debemos protegerlo con un cubre colchón, protegiendo así la superficie al máximo de cualquier mancha, líquido, exceso de sudoración, etc.
  • No dejar objetos pesados o punzantes sobre la superficie, ya que provocaría efectos perjudiciales sobre el núcleo del colchón, estropeando las capas superiores y empeorando así, nuestro confort.

Cuidar tu colchón 3

Cambio de almohada

Hemos hablado de cuando se necesita cambiar el colchón pero, ¿y el cambio de la almohada? La almohada es un elemento del equipo de descanso muy personal, y es fundamental para tener un buen descanso, pero también tiene una vida útil que termina. Dormir sobre una almohada que no está en buen estado tiene sus consecuencias sobre nuestro sueño y nuestra salud.

Cuando llevamos demasiado tiempo con nuestra almohada, ya sea de látex o viscoelástica, deberíamos comprobar su estado. Un primer paso sería quitarle la funda y observar si han aparecido manchas o si percibimos malos olores, esto sería una señal inequívoca de que deberíamos cambiarla. En cualquier caso, hay que asegurarse de que nuestra almohada siempre cumple con los requisitos de higiene y confort necesarios para un buen descanso.

Siguiendo todos estos consejos, tu colchón te los agradecerá. Una vez llegado al máximo de los 10 años, podemos decir que ha llegado la hora de renovar tu colchón y poder adquirir un nuevo equipo de descanso asesorándote por los mejores especialistas.

14 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.