Logo-LOMONACO-Cabecera
01/10/2020

Motivos para bostezar

¿A qué se debe el bostezar? El bostezo supone un acto involuntario que consiste en una lenta inspiración y espiración de aire y que se acompaña con un “abrir la boca” muy especial.
Motivos para bostezar

Como dato curioso, cabe decir que todas las especies animales bostezan (incluidos los pájaros y los peces)

El bostezo es un reflejo que surge antepasados comunes a todos los vertebrados y no ha variado nada a lo largo de la evolución de las diferentes especies. Esta permanencia quiere decir que es útil para los seres vivos que lo experimentan, pero ¿por qué se bosteza? 

Causas del bostezo

En cualquier caso, bostezar no deja indiferente al organismo: el diafragma se contrae, la laringe y la boca se hacen cuatro veces más grandes; cara y cuello también se ponen en marcha además de diferentes estructuras cerebrales, ¿es el bostezo el inicio de una reacción o es secundario a otros procesos?

El fenómeno se observa en el momento de la transición del sueño a la vigilia (o viceversa, es decir cuándo vamos a dormirnos o bien acabamos de despertar), también son frecuentes los bostezos cuando tenemos hambre. Se da la circunstancia de que, en los organismos, estos cambios están regulados por relojes biológicos internos, controlados desde el sistema nervioso central.

En el caso del circuito sueño-despertar, el bostezo parece actuar como un mecanismo adaptativo, un reset, que posibilita pasar de un estado a otro. Al igual ocurriría con el hambre-saciedad, en el que se necesitaría pasar a un sistema neuronal diferente y el bostezar jugaría un papel importante en el paso de una necesidad a otra.

Otras funciones de los bostezos

Además de estas funciones de regulación y equilibrio, el bostezar serviría también para liberar prostaglandina PGD2, una sustancia que disminuye la necesidad de dormirse. Por otro lado, en la intensidad del bostezo, el tímpano se airea y desconectamos auditivamente del ambiente. Además se relajan los músculos de la faringe y la laringe.

Por último, cabe señalar que la inspiración torácica activa la circulación linfática y así otra función que se le atribuye al bostezo es el activar el sistema inmune.

¿Por qué el bostezo es contagioso?

Algunas teorías señalan que los bostezos son contagiosos por un motivo social. El cerebro de los seres humanos está orientado para la relación con los iguales; el éxito en las relaciones interpersonales se consigue cuando comprendemos al otro emocionalmente, por eso nacemos con un cerebro preparado tratar con los demás.

Bostezar, según estas teorías, se ha señalado como una forma de comunicación social en la que no interviene el lenguaje, solo el gesto y que apareció en nuestros antepasados. Mediante el bostezo, el grupo sincronizaría el sistema de vigilancia; este acto evolucionó posteriormente hacia una forma de empatía instintiva. Esto explicaría porque para los niños de menos de seis años, los bostezos no son contagiosos: no han adquirido aún capacidad de reflexionar sobre lo que otra persona hace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.