Logo-LOMONACO-Cabecera
29/06/2020

El sueño y la fertilidad

Un reciente estudio publicado sobre calidad del descanso y reproducción apunta a que un largo período de privación de sueño puede derivar en desequilibrios hormonales sexuales a largo plazo en mujeres y hombres.
El sueño y la fertilidad

Vivimos en una sociedad privada de sueño que ha bajado la duración media del descanso nocturno hasta 6,8 horas diarias en comparación a las 9 horas observadas hace un siglo. Además, alrededor del 30% de los adultos ahora duermen menos de 6 horas por noche. Una de las causas para esta falta de sueño es la presión por alcanzar demandas socioeconómicas, el trabajo rutinario, estudio o los compromisos compromisos sociales.

Esta falta de sueño está relacionada con muchas consecuencias fisiológicas graves, como alteraciones endocrinas, irregularidades metabólicas, inmunológicas y cardiovasculares. Esto implica que un largo período de privación de sueño puede derivar en desequilibrios hormonales sexuales a largo plazo en mujeres y hombres. De hecho, según una reciente revisión publicada en el Journal of Circadian Rhythms sobre sueño y salud reproductiva, la exposición irregular a los ciclos de luz-oscuridad que se dan en el trabajo a turnos y la privación de sueño afectan a los niveles de las hormonas reproductivas, factores clave en la fertilidad masculina y femenina.

Es decir, que la privación de sueño y la alteración de los ritmos podrían ser dos de las causas de la infertilidad. En los hombres, la síntesis de la testosterona depende de señales endocrinas y neuronales que a su vez están influenciadas por condiciones fisiológicas como el estrés. Ante la falta de sueño, aumenta la actividad del eje hipotálamo-pituitaria-suprarrenal (HPA), lo que consecuentemente reduce la producción de testosterona. En las mujeres, la privación de sueño puede alterar los niveles de la Hormona Folículo Estimulante, la Progesterona, la Hormona Estimulante del Tiroides, las Hormonas Luteinizantes, la Prolactina, el Estradiol y la Melatonina.

La fertilidad es, por lo tanto, otro de los aspectos de la vida y la salud que puede verse notablemente afectado por el sueño. Así pues, tener un buen descanso, respetar una adecuada higiene del sueño, seguir unas pautas que garantices el mínimo de horas necesarias de sueño y que estas sean de calidad va a influir sobre este aspecto también. Además, cabe recordar que el sueño va a protegernos de la aparición de otros trastornos del sueño, también vinculados con la fertilidad, por lo que su influencia se verá aumentada.

Dra. Noelia Ruiz Herrera y Dr. Alejandro Guillén Riquelme del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud de la Universidad de Granada.

Dr. Luis Martínez Granados, Coordinador del Laboratorio de Reproducción Humana del Hospital Universitario Príncipe de Asturias.

Fuente: https://www.jcircadianrhythms.com/articles/10.5334/jcr.190/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.