Logo-LOMONACO-Cabecera
24/10/2019

Cambio de hora, ¿cómo nos afecta al sueño?

Retrasar una hora nuestros relojes altera el tiempo de exposición a la luz del sol; esto inciden en nuestro "cronómetro interior" un complejo mecanismo que controla los ciclos de vigilia y sueño. Debido a esto, algunas personas ven alterado su descanso nocturno.
Cambio de hora, ¿cómo nos afecta al sueño?

Este fin de semana que ya llega, volvemos a cambiar la hora; el domingo de madrugada se retrasan los relojes y a las 3:00 a.m volverán a ser las 2:00 a.m. Los más positivos disfrutan mucho de este cambio de hora de otoño (no se duerme una hora más todos los días), pero lo cierto es que jugar con nuestro reloj biológico trae consecuencias para nuestro sueño. 

Desventajas del cambio de hora para nuestro descanso

Evidencias demuestran que nuestro organismo puede tardar varios días en aclimatarse al nuevo horario. Algunas personas experimentan problemas de sueño, notando un retraso en la conciliación y posteriormente para despertar a la hora fijada, con la consecuente huella que deja en nuestro organismo el déficit de sueño: irritabilidad, falta de concentración, somnolencia diurna. Lo anterior a su vez, causa alteraciones en los hábitos alimenticios que están íntimamente relacionados con la calidad de nuestro sueño y nuestro estado de ánimo.

El cambio afecta a nuestro ritmo biológico

¿Por qué este simple movimiento de las manecillas del reloj nos perjudica? El doctor Alejandro Guillén-Riquelme, del Laboratorio del Sueño de la Universidad de Granada, nos aclara cómo funciona el cronómetro que todos llevamos dentro: «El cuerpo humano tiene un mecanismo biológico de regulación del tiempo que hace que tengamos hambre, sueño etc. a la misma hora cada día aproximadamente. A este mecanismo se le conoce como ritmos circadianos. Este proceso puede ser alterado por algunos factores externos como, por ejemplo, el cambio de horario

El psicólogo especialista en sueño explica que «este mecanismo (muy complejo) está vinculado con estímulos e información externa, como por ejemplo, luz, temperatura, ruido etc. Mediante estas señales el cuerpo regula un ciclo que permita adaptarnos a las mejores condiciones ambientales para la supervivencia.»

Entonces, ¿qué ocurre durante el cambio de horario? Guillén Riquelme tiene la respuesta: «nuestro cuerpo está obligado a salir de estas adaptaciones, ya que, al establecer un horario de sueño se debe asignar un nuevo horario, creando una descompensación que llevará tiempo restablecer. Junto a esto, el cambio de horario, aunque sea de una hora, modifica el tiempo de exposición al sol durante el día y altera el reloj interno, y puede tardar varios días en reajustarse.» Continua asegurando que debido al desequilibrio se produce al tratar de adaptar el cuerpo al nuevo horario, aparecen dificultades para iniciar el sueño. Además, la descompensación por la falta de sueño puede causar problemas de concentración, bajo rendimiento en las actividades cotidianas, irritabilidad e incluso cambios de humor.

Cómo afecta el cambio de hora al sueño de los niños

Unos de los principales afectados por el cambio de hora son los más pequeños de la casa, ¿cómo? Ya hemos mencionado que el cambio de hora afecta a nuestro ciclo de sueño-vigilia; los niños tienen las rutinas aún más marcadas que los adultos, por lo que el cambio les va a afectar más.  Aunque lo ideal es quitarle gravedad al asunto pues se trata de un asunto transitorio y en pocos días se recuperará la normalidad.

Retraso similar al jet-lag

Todos estos efectos son muy similares a los producidos por el jet-lag: nos referimos al desajuste entre la hora interna de nuestro organismo y la hora externa o ambiental. Igual que en el caso del cambio de hora, durante la adaptación se puede producir cierto malestar general, problemas de rendimiento, problemas de alimentación y problemas de sueño y vigilia.

Es importante saber que, en estos casos, tenemos que darle a nuestro organismo un periodo de adaptación,  una vez que pase éste todo volverá a la normalidad y nuestro reloj interno estará conectado con el reloj externo del lugar donde nos encontremos.

Consejos para adaptarse al cambio horario

El doctor Guillén-Riquelme, aporta una serie de consejos que a buen seguro, harán que el cambio sea más llevadero: «Para facilitar dicha adaptación es conveniente mantener los horarios de alimentación, dormir en oscuridad y sin ruidos. Por otra parte, si en los días posteriores al cambio horario nos cuesta más conciliar el sueño, no debemos preocuparnos ya que nos va a llevar unos días volver a nuestra antigua rutina. Así pues, no conviene focalizarse en dormir rápido, ni pensar que podemos estar iniciando un problema del sueño. Si el problema se alarga en el tiempo sí debemos acudir a un especialista, pero esta circunstancia se da muy raramente en casos de cambio horario.»

Contar con un buen equipo de descanso puede hacer más llevadero este trastorno transitorio. Y por supuesto ¡qué no cunda el pánico! En menos de una semana nuestro reloj interno debería “ponerse en hora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.