Logo-LOMONACO-Cabecera
07/10/2019

Técnicas de relajación para dormir mejor

Las técnicas de relajación suponen uno de los principales elementos de intervenciones para tratar diversos problemas del sueño. El aplicar técnicas de relajación puede implementar la calidad de nuestro sueño, independientemente de que no se tenga ningún trastorno.
Técnicas de relajación para dormir mejor

Estás técnicas ayudan a bajar los niveles de activación y ansiedad, facilitando, de esta forma, el inicio del sueño.

Además de ello, en muchos casos las técnicas de relajación permiten detener los pensamientos intrusivos que, a menudo, tenemos antes de dormir. Estos pensamientos, como por ejemplo el planificar la “agenda” del día siguiente, pueden producir un aumento de la activación, suponiendo un impedimento para el sueño.

¿Cuál es la mejor técnica de relajación?

Pese a que la ayuda que las técnicas suponen, hay que destacar que existen varias técnicas diferentes de relajación y diversas aplicaciones de cada una de ellas. Por ello, mucha gente puede dudar sobre cuál es la manera más efectiva a la hora de utilizar alguna de ellas. La respuesta: no existe una técnica que funcione para todo el mundo, ni siquiera para una misma persona en todas las situaciones. Hay algunas diferencias individuales que pueden hacer que nos decantemos por una u otra técnica.

¿Qué tipo de técnica es adecuada para mí?

Para aquellas personas que están comenzando el incluir técnicas de relajación que únicamente se centren en el control de la respiración puede favorecer el no estar pensando y concentrados en los pasos más complejos a seguir. Por otra parte, para aquellas personas que sean muy imaginativas, el establecer situaciones imaginarias relajantes (estar tumbados en un bosque, playa, bajando un río etc.) puede además de lograr altos niveles de relajación, también parar los pensamiento intrusivos. En personas imaginativas este proceso implica un bajo gasto mental mientras que para otras puede implicar mas activación que relajación.

En el caso de técnicas centradas en relajación muscular de tensión y relajación muscular pueden ser muy útiles en general, pero requieren algo de práctica y entrenar durante el día para poder generalizar los resultados a la noche de tal forma que los niveles de relajación sean adecuados y favorecedores del sueño.

Por último, otras técnicas más complejas como el mindfulness o la hipnosis requieren una práctica guiada en muchos casos y una necesidad  muy alta de entrenamiento durante un tiempo. Para aquellas personas que ya practican este tipo de intervenciones son mu útiles pero no para empezar con ellas sin experiencia previa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.