Logo-LoMonaco-Cabecera
30/11/2018

¿Cómo se analiza un registro polisomnográfico?

La polisomnografía consiste en una serie de sensores que se colocan en la zona de la cabeza, contorno de los ojos y mandíbulas, así como sensores de piernas, respiración y posición.
¿Cómo se analiza un registro polisomnográfico?

Ya se ha hablado anteriormente de la polisomnografía, como el método principal para evaluar la calidad de nuestro sueño.

Mediante toda la información recogida a través de estos sensores, se puede determinar en qué fase del sueño está la persona y nos ayuda a detectar movimientos de piernas, corporales, respiración, etc. De esta forma se puede evaluar, no solo la fase del sueño en la que esa la persona, si no muchos de los trastornos del sueño. Por ejemplo, en el caso de la apnea del sueño se vería que el sensor que recoge flujo aéreo nasal y bucal se para durante un tiempo. En este caso, si las paradas tienen una duración determinada y hay un número de ellas elevado se puede diagnosticar apnea del sueño.

Interpretación de las señales polisomnográficas

Llegados a este punto cabe plantearse cómo se analiza la señal que se obtiene. En primer lugar, el equipo tiene una tarjeta de memoria que se conecta con un ordenador con el fin de extraer los datos. En el equipo hay un programa que permite interpretar esa señal y devolverla en una pantalla de forma que podamos verlas. De esta forma se presenta un canal o señal por cada uno de los sensores que se han colocado.

Así pues, podemos ver de forma aislada muchos de los hechos más relevantes para el análisis del sueño. Cada una de las señales irá en un carril propio donde se observan subidas y bajas de la señal en forma de ondas. Como el registro completo es extremadamente largo, lo que se hace habitualmente es presentar en la pantalla el registro correspondiente a 30 segundos de tiempo. Según lo recogido en manuales de sueño este periodo de tiempo se denomina época.

Señales polisomnográficas y fases del sueño

Una vez se ha filtrado la señal, el equipo nos muestra las distintas épocas, el propio software evalúa las señales indicando la fase del sueño más probable para ese tipo de señales. Pese a ello, el análisis de señales del sueño resulta muy complejo por lo que el software falla con relativa frecuencia.

Por este motivo es necesario revisar toda la noche el sueño, época a época, determinando si el software ha acertado y corrigiendo aquellos casos en los que no. De la misma forma durante este análisis se señalan eventos relevantes para el diagnóstico, tales como movimientos de piernas, paradas respiratorias, o arousal (microdespertares sin causa), entre otros.

Todo el proceso de corrección de fases del sueño y eventos implica bastante tiempo. Los análisis pueden variar mucho entre ellos, según cambios de fases del sueño, despertares o simplemente suciedad de la señal debido a fallo de algún electrodo. Sin embargo, podemos hablar de que un análisis de una noche de sueño puede durar entre las 3 y las 4 horas, habitualmente.

Tras ello, el programa hace un recuento de los eventos, presenta un documento resumen donde se recogen los aspectos del sueño, que utilizamos para realizar los diagnósticos e informes finales.

Pese a haber simplificado mucho el proceso espero haber explicado de forma clara la forma en la que se realiza el análisis de esta técnica de evaluación del sueño.

Avatar for Alejandro Guillén-Riquelme

Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. Responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. Investiga para la Cátedra del Sueño UGR-LoMonaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.