Logo-LoMonaco-Cabecera
08/08/2018

Relación entre alteraciones del sueño y el ámbito legal

Los trastornos del sueño suponen un gran porcentaje de nuestro tiempo y de nuestra vida. Por ello, es normal que haya ciertos aspectos legales relacionados con el sueño y sus trastornos.
Relación entre alteraciones del sueño y el ámbito legal

En la entrada de hoy se presentará uno de los aspectos judiciales en los que el sueño tiene cierta relación: la imputabilidad. Si bien cabe indicar que hay otros aspectos diferentes a los hoy presentados que en adelante se desarrollarán con detalle.

Imputabilidad legal y sueño

La imputabilidad hace referencia al hecho de que una persona, en el momento de cometer un acto ilícito, no tenga la capacidad de comprender que ese hecho es ilícito o que no tenga la capacidad de actuar voluntariamente. Por ejemplo, si una persona tiene un delirio y cree que delante suyo hay un demonio y lo ataca para defenderse, pero en realidad es su amigo, es obvio que la persona no percibía correctamente la realidad, y no tiene responsabilidad jurídica sobre el hecho.

Obviamente, esto no quita que la persona debe tener una serie de medidas (internamiento psiquiátrico, etc.) para evitar que se repita el hecho. Por otra parte, la imputabilidad puede ser total, parcial o nula.

Trastornos del sueño que distorsionan nuestra percepción

Los problemas de sueño pueden afectar a la comprensión de los hechos, así como a nuestra capacidad de acción. En primer lugar, se presentarán algunos casos en los que los trastornos de sueño alteran la percepción de la realidad.

Alteraciones del sueño que aumentan las posibilidades de agresión

Dentro de este grupo problemas, el sonambulismo o las alucinaciones hipnagógicas pueden hacer que la persona “sueñe” despierta y se defienda de peligros. De forma similar, los terrores nocturnos o un trastorno conocido como parasomnia REM (en la fase de sueño paradójico) pueden producir que la persona despierte confusa e incluso agresiva sin ser consciente de lo que está sucediendo.

Hace unos meses se presentó la borrachera del sueño, este trastorno ya sea como trastorno único o producido por terrores nocturnos, parasomnia REM u otros, aumenta las posibilidades de agresión sin control por parte de la persona.

Problemas de sueño e imputabilidad parcial

Por ello, en todos estos casos se podría determinar que la persona tiene una imputabilidad parcial, en el caso de demostrar que una posible agresión se produjo durante el curso de estas alteraciones.

Problemas de sueño que derivan en alteraciones de percepción

Además de los trastornos que producen alteraciones de percepción como uno de los síntomas principales, hay otros que aumentan la probabilidad de sufrir estas alteraciones provocadas por otra enfermedad.

Alucinaciones por la falta de sueño

Por ejemplo, en el caso de trastornos que producen alucinaciones, la falta de sueño provocada por el insomnio, puede aumentar el número de las alucinaciones.

Alteraciones del sueño que modifican nuestra conducta

Por último, hay otros trastornos del sueño que van a impedir que se actúe total o parciamente.  En este caso el mejor ejemplo sería la narcolepsia o la hipersomnia. En ambos casos se puede producir que la persona se quede dormida abruptamente. En algunos casos esto va a impedir que ayude en una situación de emergencia, por ejemplo.

Conclusiones: la calidad del sueño como factor a tener en cuenta en los juicios penales

Pese a lo superficial de la presentación, queda claro que los problemas de sueño pueden afectar a nuestra capacidad de comprensión y actuación ante hechos antijurídicos (ilegales), con lo que, en algunos juicios debieran ser tenidos en cuenta.

Alejandro GuillénAlejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation Reports).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.