Logo-LoMonaco-Cabecera
25/06/2018

Pensamientos que dificultan el sueño

¿Por qué hay pensamientos que no dejan dormir? En muchos de los trastornos del sueño se produce un ciclo de pensamientos y emociones negativas asociados con el dormir que dificultan el inicio del mismo y agravan estos problemas. Además de ello, hay diversos pensamientos o ideas que van a mantener en el tiempo las dificultades en el sueño.
Pensamientos que dificultan el sueño

Hay diversas técnicas para tratar estos pensamientos negativos así como las emociones que se generan. Por ejemplo, en varias entradas se han presentado técnicas de relajación y respiración cuyo fin es combatir las sensaciones de activación y las emociones de ansiedad y estrés.

Y el caso contrario ¿hay pensamientos que ayudan a dormir? Hay diversas técnicas que pueden aplicarse para combatir y mejorar estas causas. En una entrada anterior se presentó la parada de pensamientos. Esta técnica permite detener los pensamientos una vez detectados. Hoy vamos a presentar algunas de las ideas irracionales que dificultan el inicio del sueño y que pueden ser abordados en terapia.

¡No dejaré de dar vueltas en la cama!

En primer lugar, tras sufrir insomnio o problemas de sueño podemos pensar que nos está costando dormir mucho antes de lo que sería normal. De forma habitual, el inicio del sueño se produce tras un tiempo en la cama que puede encontrarse normalmente por encima de los veinte minutos.

No obstante, las personas que han sufrido este tipo de problemas pueden pensar, habiendo pasado solo unos minutos que ya van a sufrir otra noche de insomnio, lo que, obviamente, va a subir sus niveles de estrés y ansiedad, dificultando realmente el sueño.

¡No podré dormir en toda la noche!

¿Pensando en que no puedes dormir? Finalmente, es que no realmente duermes. Es otro de los pensamientos más comunes en personas con insomnio, que no podrán dormir en toda la noche, cuando, en realidad, es muy infrecuente que se produzcan episodios tan severos. Además, conforme pasan peores noches seguidas, hay una mayor probabilidad de dormir pese a lo que ellos perciben que van a ser más incapaces de conciliar el sueño. Es otro de los pensamientos que aumentan la activación y dificultan el inicio del sueño.

Tras una mala noche de sueño no rendiré igual, ¡y lo notarán!

Respecto a las consecuencias del no haber dormido también hay diversos pensamientos que se magnifican sin motivo. Es obvio que el sueño es muy importante y los problemas en el mismo tienen una notable afectación en la vida diaria.

Sin embargo, los pacientes con insomnio tienden a magnificar lo mal que van a estar y a anticipar unas consecuencias de una mala noche de sueño mucho más graves de lo que realmente serán. En este tipo de pensamiento suele ser común que las personas crean que los demás van a a percibir su bajo rendimiento en el día a día.

Tengo problemas personales y no puedo dormir

Existen otros pensamientos desadaptativos que influyen y que se dan con relativa frecuencia, quizás en una futura entrada se aborden con más calma. Sí terminar indicando que cada persona tendrá sus propios pensamientos concretos y que esos también deberán ser abordados en una terapia.

Los problemas personales de cada uno o las propias ideas irracionales pueden afectar de forma individual a cada uno de nosotros y a nuestro sueño.

Ideas obsesivas, ideas irracionales e insomnio

¿Obsesiones a la hora de dormir? Hay personas que sufren el llamado Trastorno obsesivo-compulsivo o TOC. Este es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por pensamientos recurrentes, perturbadores e ideas obsesivas y a menudo irracionales, pero que muy a pesar del paciente, le causan mucha inquietud y angustia.

Se ha observado que las personas con TOC, duermen menos tiempo durante la noche, presentan un sueño más ligero y se despiertan un mayor número de veces una vez que se han quedado dormidas, cuando se comparan con  personas sin este trastorno. Podría pensarse que dada la rumiación del pensamiento, esta circunstancia podría ser un handicap a la hora de dormir. Sin embargo, parece ser que los problemas de sueños que se derivan del trastorno obsesivo compulsivo, ocurren porque cursa con depresión.

Alejandro Guillén

Alejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation Reports).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.