Logo-LoMonaco-Cabecera
27/02/2018

Tratamientos del insomnio: la técnica de intención paradójica

En el caso de la técnica de intención paradójica, la finalidad es que algunas de las personas que sufren insomnio debido a preocupaciones y ansiedad, puedan conciliar el sueño y entender parte del funcionamiento del estrés en el trastorno.
Tratamientos del insomnio: la técnica de intención paradójica

En la entrada de hoy se presentará una de las técnicas psicológicas que se emplean para el tratamiento del insomnio. En concreto, se hablará de la técnica de la intención paradójica.

La ansiedad, entre las causas principales del insomnio

En primer lugar, cabe entender que, en muchos casos, el factor más importante de mantenimiento del insomnio es la ansiedad al preocuparse por pensar que va a dormir mal.

Cuando una persona está sufriendo dificultades para dormir y pasa muchas horas cada día tumbado en la cama, sin poder dormir y sabiendo que al día siguiente se encontrará cansado, se genera una situación de ansiedad ante el propio hecho de dormir. Tal preocupación acrecienta el insomnio. Toda esta información se le proporcionará al paciente a la hora de introducir la técnica de intención paradójica.

Uno de los mayores temores del paciente es no poder conciliar el sueño y sentirse agotado, irritado durante el día siguiente. La técnica de intención paradójica permitirá que la persona se enfrente a este miedo. Para ello, deberá intentar permanecer despierto el máximo tiempo posible mientras esté tumbado en la cama.

Objetivo de la técnica de intención paradójica

Con esta técnica se pretende que el paciente disminuya su nivel de ansiedad, ya que le estamos generando una respuesta incompatible relacionada con la conducta del problema. Es decir, la persona no podrá preocuparse por no dormir o pasar otra noche en vela porque es lo que debe hacer por prescripción del terapeuta.

La finalidad de esta técnica es que el paciente se exponga al hecho de permanecer despierto toda la noche. De esta forma, al generar esta situación y al encontrarse más relajado, aumentará más fácilmente la probabilidad de conciliar el acto de dormir. Al transmitir esta información, se logra que el paciente elimine la ansiedad del hecho de dormir.

Detectar y controlar los pensamientos que no nos permiten dormir

Con todo ello, en muchos casos se logra que la persona logre conciliar el sueño. Por otra parte, además de lograr dicho objetivo, el paciente entiende la relación entre pensamientos que le generan ansiedad, incluso cuando estos están relacionados con la ansiedad por no poder dormir y el propio sueño.

Todo ello, junto con otras intervenciones, y acompañado por una adecuada higiene del sueño y un buen ambiente para dormir va a mejorar la calidad del sueño en personas con dificultades para dormirse.

Alejandro Guillén

Alejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation Reports).

 

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.