Logo-LoMonaco-Cabecera
19/01/2018

¿Cuándo deben empezar los niños y niñas a hacer su cama?

Queremos que desde pequeños, nuestros niños asuman responsabilidades. Una buena manera de empezar es encomendándoles tareas domésticas sencillas.
¿Cuándo deben empezar los niños y niñas a hacer su cama?

Tras una sucesión de pequeños trabajitos (se puede empezar con el asunto desde los 3/4 años), los papás deciden dan el gran salto sobre los 9/10 años, con una tarea de suma importancia: ¡hacer la cama!

La importancia de las rutinas desde pequeños

Empezar el día haciendo la cama, puede formar parte de la rutina que tanto nos interesa que adquieran nuestros niños.

Por otro lado, hay estudios que aseguran que a las personas organizadas y activas les gusta tener su dormitorio ordenado antes de salir de casa, para empezar bien el día (el ser organizado ¿se nace o se hace?).

Hacer la cama por la mañana y ¡sin arrugas!

Quizás tú mismo como adulto, te hayas sorprendido pensado: “¿Y por qué es importante hacer la cama?”. Te lo contamos:

-La calidad de nuestro sueño puede verse afectada, si decidimos no hacer la cama, y volvemos a acostarnos de la misma manera en la que la dejamos por la mañana. Dormir sobre una superficie con arrugas (que se producen cuando no hemos estirado correctamente la ropa de cama), puede provocar puntos de presión en diferentes partes de nuestra anatomía. Quizás pases toda la noche dando vueltas, intentando encontrar la postura perfecta.

-Hacer la cama, está íntimamente relacionado con la ventilación del dormitorio. Además forma parte de la propia higiene del dormitorio sacudir y ventilar las mantas antes de volver a hacer la cama.

-¿Hay algo más placentero que llegar a un dormitorio ordenado al final del día?

Pasos a seguir para hacer la cama perfecta

Ya se sabe, los niños son esponjas, hay que aprovechar cualquier oportunidad para enseñarles a hacer un trabajo bien hecho:

A tener en cuenta: Quitar las mantas y las sábanas de la cama, ponerlos encima de una silla y ventilar la habitación unos 5 minutos.

Nuestro principal objetivo: Cuidar de que no queden arrugas en la cama. Mima el modo en que se remeten las esquinas, para que no cuelgue la ropa de cama ni se suelte la manta mientras duermes.

Para un acabado perfecto: Estira la funda del colchón, ajustar la sábana bajera, extiende la sábana encimera y alisar, alisar, alisar. Acto seguido, coloca la manta y estírala, doblar el embozo sobre la manta, remete cuidadosamente las mantas y  las sábanas. Por último, coloca la almohada y la colcha.

Avatar for LoMonaco

Hacemos tus sueños realidad. Pruébanos 21 noches en casa y vive el sueño ¿Aún quieres seguir comprando un colchón como hasta ahora?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.