Logo-LoMonaco-Cabecera
11/08/2017

Cuando los niños nos piden un vaso de agua antes de dormir

La escena se repite cada noche para miles de papás y mamás: niños en la cama acostados y papis intentando relajarse tras unas horas frenéticas de baños, cenas, lavado de dientes, un cuento antes de dormir… Por fin apagamos las luces del dormitorio y los vemos tan acurrucaditos en su cama, entonces respiramos relajados. La calma de repente se rompe: “¡Quiero agua!”
Cuando los niños nos piden un vaso de agua antes de dormir

El porqué de ese vasito de agua en la cama

A estas alturas, nuestra paciencia está agotada y nuestros nervios, maltrechos. Puede que ese vasito de agua sea el desencadenante de un caos total y absoluto cuando parecía que el día se había acabado ya y por fin podíamos relajarnos (por un ratito) antes de irnos a la cama.

Los niños beben abundantes líquidos a la hora de la cena e incluso cuando se están lavando los dientes, por lo que no es posible que tengan sed. Además, cuando nos decidimos a llevárselos a la cama (habiendo decidido que esta es la mejor opción, por encima de no llevarlo o que se levanten ellos), apenas beben un sorbo ¿Por qué los niños nos piden un vaso de agua ya en la cama?

Más que una necesidad, un pretexto

Algunos padres creen que este deseo, forma parte de una broma, un juego y que intentan ponernos a prueba (o a nuestra paciencia), para saber hasta dónde pueden tensar la cuerda. Pero el motivo es otro y no, no nos están poniendo a prueba.

Según indica en Salud Cerebral  Álvaro Bilbao, Doctor en Psicología de la Salud y Neuropsicólogo, “el vasito de agua en la cama es un pretexto“. Lo que realmente quieren es asegurarse que cuando cierren los ojos, nosotros estaremos cerca, siempre muy cerca por si nos necesitan, de hecho en ocasiones “el vasito de agua” es la primera de una larga retahíla de peticiones, que terminan siendo absurdas. Pero es muy importante que estemos ahí, los niños pequeños dependen de sus padres y necesitan sentirse apoyados, sobre todo si detectan alguna inseguridad, sensación que parece propiciar la oscuridad de la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *