Logo-LoMonaco-Cabecera
28/07/2017

¿Por qué dormimos tan bien en las camas de los hoteles?

Dormir en una cama extraña, puede provocar dos efectos, o bien que nos pasemos toda la noche dando vueltas sin pegar ojo (véase el artículo “Por qué no dormimos bien cuando nos separamos de nuestra cama”) o por el contrario que caigamos casi inconscientes, tan solo con acostarnos.
¿Por qué dormimos tan bien en las camas de los hoteles?

Esta última situación sucede normalmente cuando dormimos en un hotel, ¿te resulta familiar?  Seguro que te has sorprendido a ti mismo durmiendo mejor en un hotel que en tu propia cama.

Las sábanas blancas como símbolo de lujo en el dormitorio.

El responsable de diseño de la cadena de hoteles Sheraton y Westin, Erin Hoover, ha revelado un pequeño “gran” detalle a tener en cuenta a la hora analizar este fenómeno: las sábanas blancas de los hoteles, y es que parece que te acuestas en una nube… Según Hoover “hay algo en las camas blancas que inspira lujo y esto significaría una buena noche de sueño”.

Parece ser entonces, que una cama visualmente atractiva, bien hecha, con unas sábanas claras y limpias, invita al confort y al sueño, aunque debemos señalar que se llegó a esta conclusión tras escuchar a sus clientes, y no se tienen pruebas científicas al respecto.

Otros detalles de la cama también son importantes

Si se trata de un buen hotel de calidad,  la renovación de los colchones será muy frecuente, y es que no hay nada que eche más a perder la reputación de un establecimiento, que un colchón hundido. Y hablando de colchones de hoteles, una práctica muy extendida es utilizar un topper de colchón, para completar el equipo de descanso, por lo que si tienes oportunidad, completar tu cama con un sobrecolchón es más que recomendable para potenciar el confort al dormir.

Por otro lado, las camas de los hoteles suelen estar equipadas con colchones de medidas superiores a las que estamos acostumbrados, siendo frecuente encontrar camas tamaño King. Además, es cada vez más habitual que se nos ofrezca una carta de almohadas, donde podremos elegir un producto casi a medida.

¿Y el mito de desayunar en la cama? Una práctica totalmente desaconsejada, ya que corremos el riesgo de manchar las sábanas que con tanto esmero hemos preparado y además de llenar la cama de migas.

¿Cumple tu cama todos estos requisitos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *