Logo-LoMonaco-Cabecera
19/07/2017

¿Cuál es el papel del psicólogo en el tratamiento de los trastornos del sueño?

Los trastornos del sueño cobran una importancia central en el desarrollo de una buena salud física y psicológica, estando vinculados a una peor calidad de vida. Cada trastorno tiene un origen diferente y por tanto su tratamiento vendrá recomendado por especialistas diferentes. Estas alteraciones del sueño podrían ser una consecuencia de otros problemas psicológicos, biológicos o ambientales, y a su vez podrían ser el origen de problemas anímicos.
¿Cuál es el papel del psicólogo en el tratamiento de los trastornos del sueño?

Trastornos del sueño con una causa psicológica

En el caso de aquellos trastornos del sueño que tengan una causa psicológica (estados de ánimo depresivo o ansioso) serán en éste caso tratados por un psicólogo ¿cuáles son algunos de éstos?

Ansiedad

Los problemas de ansiedad pueden ocasionar un verdadero problema a la hora de conciliar el sueño, ya que se invade nuestra mente con pensamientos que nos generan malestar y nos impiden dormir tranquilos. Además, el mismo miedo a no dormir produce una mayor activación que finalmente lleva a la consecución de lo temido: la ausencia de sueño y el cansancio posterior. El psicólogo en éste caso podrá llevar a cabo un tratamiento con el paciente en el que utilice técnicas de relajación asociadas al sueño (relajación muscular y relajación en imaginación) así como técnicas de relajación y afrontamiento diurno. Se podrá utilizar la parada de pensamiento como técnica clave para entrar con éxito en el sueño.

Depresión

Alrededor del 80% de las personas que sufren depresión se quejan de un deterioro tanto en la cantidad como en la calidad del sueño. Estas personas pasan la noche invadidos por pensamientos negativos, lo que influye en su vida diurna, que se ve afectada negativamente por una falta de descanso. El psicólogo en este caso se centrará en el tratamiento de la depresión realizando pautas de conducta que puedan ayudar  a la autoestima del paciente así como su mejora de habilidades de afrontamiento y sentimiento de autoeficacia. Mejorando estos aspectos se podrán abordar los problemas de sueño de una manera más fácil.

Mala higiene del sueño

El psicólogo podrá recomendar unas pautas para mejorar la higiene del sueño. Algunos consejos útiles podrán ser acostarse y levantarse siempre a la misma hora y utilizar la cama únicamente cuando se sienta sueño.  El dormitorio tendrá que reunir unas características que favorezcan el sueño; la temperatura debe de ser agradable y el colchón deberá estar completamente adaptado a nuestras características físicas.

Hábitos de vida saludable

Unos malos hábitos de vida son un factor de riesgo para la aparición de trastornos del sueño. Una mala alimentación, la no realización de ejercicio físico así como el consumo de sustancias excitantes van a alterar los ritmos de sueño-vigilia. El psicólogo tendrá la función de informar sobre la necesidad de llevar a cabo un estilo de vida saludable y dar pautas para la exitosa consecución de los objetivos.

 

Foto-Alejandro-GuillénAlejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation       Reports).

Lo-Monaco-Gualberto-BuelaGualberto Buela Casal. Catedrático de Psicología Clínica y director del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *