Logo-LoMonaco-Cabecera
04/07/2017

Test de mantenimiento de la vigilia

En anteriores entradas se han presentado diversas pruebas que son utilizadas por los profesionales del sueño para evaluar diferentes aspectos del mismo. En esta ocasión se va a introducir el Test de Mantenimiento de la Vigilia, una de las pruebas más empleadas para evaluar el grado de somnolencia que tiene una persona.
Test de mantenimiento de la vigilia

De esta forma se podrá inferir si hay problemas de sueño que estén generando un cansancio notable que, a su vez, reduzca de forma muy marcada la capacidad para permanecer despiertos.

Diferencias con el test de latencia múltiple de sueño

Esta prueba se realiza de forma muy similar al test de latencia múltiple de sueño (presentado en el blog hace unas semanas) con algunas variaciones. La principal diferencia es que en la latencia múltiple se indica a la persona que debe intentar dormir, mientras que en el test de mantenimiento de la vigilia la persona debe tratar de mantenerse despierta todo lo que sea posible.

Desarrollo de la prueba

Para la aplicación completa de la prueba se acuesta a la persona en una cama, controlando las condiciones de temperatura, luz, ruido etc. Habitualmente se controla el momento del día en que se va a realizar la prueba únicamente para comparar las puntuaciones con las de un grupo sano evaluado durante la misma franja horaria; no obstante, no es necesario realizar la prueba durante la noche exclusivamente. Así pues, se va a encontrar que en la literatura hay diferentes valores normativos en función del momento del día o la noche en el que se realiza la evaluación. La instrucción habitual es la de tratar de mantenerse despierto sin levantarse de la cama ni hacerse daño para aumentar el tiempo despierto.

Polisomnografía y test de mantenimiento de la vigilia

En la mayoría de evaluaciones de este tipo se incluye un montaje de polisomnografía durante la prueba. De esta forma, mediante la observación de la señal eléctrica cerebral, se puede determinar el tiempo exacto en el que la persona entra en la fase 1 del sueño o en alguna de las otras fases, definiendo de antemano cuál es el criterio objetivo para considerar que la persona se ha dormido. Habitualmente, el criterio es entrar tres veces en fase 1 o una vez en alguna de las otras fases.

Aplicaciones: somnolencia diurna

Pese a su simplicidad, esta prueba ha sido y es ampliamente utilizada para inferir la existencia de problemas de sueño o para evaluar el grado de somnolencia diurna que un trastorno del sueño, ya conocido, está produciendo en una persona. Es interesante disponer de este dato ya que la somnolencia diurna se asocia con problemas de salud, accidentes de tráfico y laborales entre otros. Así pues, cuando en muchas ocasiones se habla de que determinado trastorno o situación está produciendo somnolencia diurna dichos resultados se han comprobado mediante esta prueba.

En las primeras aplicaciones de esta prueba se comprobó el tiempo medio en dormirse en personas que no tuvieran un trastorno del sueño. En una investigación realizada por Doghramji y colaboradores (1997) establecieron que si el tiempo que transcurría entre el inicio de la prueba y el quedarse dormidos era inferior a ocho minutos, esto se podía considerar un primer indicio de problemas de sueño.

Foto-Alejandro-GuillénAlejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation Reports).

Lo-Monaco-Gualberto-BuelaGualberto Buela Casal. Catedrático de Psicología Clínica y director del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *