Logo-LoMonaco-Cabecera
02/02/2017

Cosas que te impiden dormir bien

Resulta que llevas pasando varias noches en las que no duermes bien, pero tampoco tienes claro el por qué. Ciertos elementos que nos acompañan a veces a la hora de ir a dormir, hacen un flaco favor a Morfeo ¿Cuáles son?
Cosas que te impiden dormir bien
  • Dormir acompañado: dormir con alguien, puede proporcionarte el bienestar de sentirte acompañado, pero en muchas ocasiones, dormir en pareja, niños o con mascotas, puede alterar el descanso nocturno.
  • No prestar atención al termostato: una temperatura ambiente inadecuada es uno de los principales motivos de insomnio. Para no alterar nuestras fases del sueño, la temperatura no debe estar, ni por debajo de los 17º ni por encima de los 22º.
  • Acidez de estómago: la acidez de estómago, genera un estimulo sensorial que a veces es imperceptible para nosotros, pero que nuestro cerebro capta. Esto se traduce en microdespertares que alteran el buen curso de nuestro sueño, lo que hace que al día siguiente, podamos sentirnos somnolientos y más cansados de la cuenta.
  • Lecturas espesas ¡no por favor!: leer antes de dormir un capítulo de un libro que nos haga pensar en exceso, nos llevará a un estado de “hiperalerta” que dificulte la conciliación del sueño.
  • Deja el móvil y la tablet fuera del dormitorio: los destellos de las pantallas de los dispositivos móviles, producen un tipo de contaminación lumínica que actúa inhibiendo la melatonina y alterando las fases del sueño.
  • Ruidos nocturnos: Durante el día, los ruidos pasan desapercibidos, pero a la hora de ir a la cama el tráfico que pasa por tu calle, las terrazas de los bares, gente charlando… pueden generarte estrés y hacer que no duermas bien.
  • Olvida el refrán “lo consultaré con la almohada”: es mejor no llevarse los problemas a la cama. Evita la rumiación y el atar  los cabos sueltos que te quedaron durante el día. Convierte tu colchón en una zona libre de problemas.
  • Olores fuertes: un aire cargado de olores fuertes puede alterar la respiración durante el sueño, provocando desajustes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *