Logo-LoMonaco-Cabecera
30/01/2017

Cosas que nunca te atreviste a preguntar sobre tu colchón

Tu colchón es un producto de uso íntimo, cotidiano, personal e intransferible ( tuyo y de tu pareja, en el caso de dormir acompañado). Lo que ocurre en la cama, se queda en la cama y existen  dudas que nos asaltan con respecto a temas que se refieren a nuestro colchón, que raramente traspasan las fronteras del dormitorio.
Cosas que nunca te atreviste a preguntar sobre tu colchón

Porque hay cuestiones que no salen a relucir en la reunión de amigos del viernes por la noche, en LoMonaco te contamos todo lo que siempre quisiste saber sobre tu colchón y nunca te atreviste a preguntar, para que no te quede ningún cabo suelto sobre cómo sacar el mejor partido a tu cama.

¿Cuánto tardo en acostumbrarme a mi colchón?

Parece ser que existe un lapso en el que puedes llegar a acostumbrarte a dormir en tu nuevo colchón. Este período viene dado por una estimación realizada por un equipo de científicos que tras un estudio determinaron que a partir de 18 días, podemos acostumbrarnos a una tarea novedosa. Además, cuanto más sencilla y placentera sea la tarea, antes nos acostumbraremos ¿quizás por eso es tan adictivo el chocolate?

En LoMonaco te damos ahora 21 noches para que te acostumbres a tu nuevo colchón, un tiempo más que suficiente, porque dormir en uno de nuestros colchones ¡es tan fácil…!

Quiero pedir un colchón online en LoMonaco, me dan 21 días de prueba  ¿cómo puedo saber que no se trata de un colchón usado?

Te lo garantizamos, ¿crees que íbamos a perder tu confianza llevándote a casa un colchón usado? En LoMonaco ponemos especial cuidado en que un producto tan íntimo, sea de uso exclusivo tuyo.

¿Qué pasa si se mancha el colchón?

Dado que la mayoría de colchones o bien no pueden desenfundarse o bien, la funda que los acompaña no puede lavarse de ningún modo, lo ideal es que siempre acompañes la compra de un colchón, con su correspondiente cubre colchón.

Si has leído esta recomendación tarde, el tipo de tratamiento a la mancha viene dado por el origen y tamaño de la misma.  Si se ha manchado una gran superficie, lo ideal es quitar rápidamente la funda y dejar secar por separado núcleo y funda, eso sí, siempre lejos del sol.

En el caso de una mancha pequeña (tipo café), prueba en una superficie oculta y pequeña con productos de limpieza en seco, y hazlo tal y como se te indique en las instrucciones presentes en el etiquetado textil del producto.

¿Qué no debo hacer nunca con mi colchón?

Aquí podríamos decir que si lo tratas bien, él te tratará mejor. A pesar de que los colchones tienen una vida útil limitada, podemos contribuir a qué llegue al máximo de la misma en un estado más que aceptable.

Por eso  hay cosas que nunca debes hacer con tu colchón: nada de saltar sobre él, colocarlo en una superficie de apoyo insuficiente, someterlo a las inclemencias del tiempo, acercarlo a fuentes de calor y ni mucho menos, no seguir las recomendaciones del fabricante.

¿Cuánto tiempo debería ventilar mi dormitorio?

Vamos a dejar las cosas claras, “ventilar” se refiere a la acción de intercambiar el aire interior viciado, que puede ser considerado un aire “sucio”, por el del exterior, más limpio. Esto debe realizarse todos los días, aproximadamente durante 10 minutos, después de habernos levantado de la cama.

El intercambio de aire, elimina olores y hace que notemos el ambiente menos cargado, además de ser imprescindible para mantener a raya la humedad en el dormitorio.

¿Qué es mejor para mi colchón: un somier, una base tapizada o un canapé abatible?

La clave para un buen rendimiento del colchón es una buena superficie de apoyo. A partir de esta afirmación, el consumidor elige que es mejor para él: una superficie las flexible como la que puede proporcionar un somier de láminas, o una superficie más firme y robusta como la de la base tapizada. Ahora, si lo que buscamos es un extra de espacio en  nuestro dormitorio, el canapé abatible sería nuestra opción idónea.

¿La abertura de la funda nórdica ¿va hacia la cabecera o hacia los pies de la cama?

Pregunta extraña donde las haya, pero quizás te haya surgido en alguna ocasión, mientras hacías la cama y ordenabas el dormitorio. Quizás dado que la abertura puede propiciar la acumulación de polvo, y la consiguiente suciedad del edredón nórdico, puede ser conveniente poner hacia abajo y el sobrante, meterlo entre el colchón y el canapé.

Si te gusta que el nórdico cuelgue, puedes poner la abertura hacia arriba y taparla con cojines, que además alegrarán la decoración de tu dormitorio.

¿Un colchón caduca?

Aunque te parezca sorprendente, un colchón tiene una vida útil limitada, lo más parecido a una fecha de caducidad. En torno a los 8 años de uso, deberíamos fijarnos en signos de deterioro, como deformaciones, o simplemente que ya notemos que no dormimos tan bien como antes dormíamos. Ante cualquier cambio, no dudes en emprender la búsqueda de un nuevo colchón.

Los secretos que guarda nuestra fiel compañera de descanso, la almohada: residuos y pieles muertas

Presta atención y pon cuidado en lavar periódicamente la funda de tu almohada. La funda de la almohada es donde más sustancias se acumulan, dadas las especiales características de la parte del cuerpo que soporta mientras dormimos.

¿Cada cuánto tiempo debería cambiar/lavar las sábanas?

Para terminar la pregunta del millón, que seguro que te has hecho en múltiples ocasiones: ¿cambias las sábanas con mucha frecuencia o por el contrario te pasas ahorrando tiempo y energía? Desde un estudio del Instituto Pasteur en colaboración con Ariel Hygiene, se recomienda el cambio de sábanas una vez a la semana (ni una más ni una menos).

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.