Logo-LoMonaco-Cabecera
12/01/2017

Salud y sueño

El hecho de que los trastornos físicos puedan afectar al sueño y que, a su vez, los problemas del sueño puedan producir alteraciones en el organismo es muy relevante en la práctica clínica. De esta forma, cuando un paciente presenta simultáneamente trastornos médicos y del sueño se requiere establecer correctamente cuál es causa y cuál y está provocado por el primero
Salud y sueño

 

En este blog ya se ha presentado, en diversas ocasiones, algunas de las formas en las que una mala calidad del sueño afecta a nuestra salud. Sin embargo, se ha hablado algo menos de la forma en que varios problemas de salud física pueden afectar a la calidad del sueño. Se sabe que algunos trastornos de salud pueden afectar al sueño de diferentes maneras, produciendo retrasos en el inicio, mayor número de despertares, despertar temprano, etc.

Trastornos físicos y sueño

Va a ser muy diferente que un problema de sueño provoque otro trastorno, a que sea un trastorno cardíaco (por ejemplo) el que esté provocando, entre otros síntomas, alteraciones del sueño. Una de las principales implicaciones de determinar correctamente qué trastorno es causa del otro es poder tratar primariamente el trastorno principal; de esta forma se podrá tratar el principal con lo que probablemente el que deriva de éste mejore sin un tratamiento específico.

Principales problemas de salud que afectan al sueño

Los trastornos de peso serían uno de los principales problemas de salud que puede afectar al sueño y que tiene una mayor prevalencia en la sociedad actual. Principalmente, aspectos como el sobrepeso y la obesidad pueden afectar al descanso, de diversas formas. Además de ello, estos problemas pueden producir trastornos cardíacos y respiratorios que, por su parte, también pueden producir alteraciones del sueño. Por ejemplo, problemas como las arritmias cardíacas, infartos, hipertensión, etc. se vinculan con problemas para conciliar el sueño y con mayores despertares por una sensación de opresión del pecho o directamente por el dolor. Por su parte las afecciones respiratorias también se vinculan con el sueño. Entre las principales destacan las enfermedades obstructivas, asma y los problemas pulmonares. En este caso, los despertares por asfixia son lo más comunes produciendo una dificultad para entrar en las fases más profundas del sueño.

El dolor como causa del insomnio

Otro de los problemas que pueden afectar al sueño son los musculo-esqueléticos, que habitualmente suelen ir asociados con dolor, lo que va a dificultar que el sueño se concilie y que, durante la noche, los movimientos normales aumenten la probabilidad de despertar. Todo ello va a implicar problemas en el descanso y despertar con sensación de fatiga. De forma similar varios problemas gastrointestinales pueden complicar el conciliar el sueño y provocar un mayor número de despertares, en los que el tiempo para dormirse de nuevo aumenta.

Como se ha visto a lo largo de este texto hay muy diversas formas en las que las alteraciones físicas pueden afectar al sueño. Este hecho es tan relevante que algunos autores consideran que las alteraciones del sueño durante la vejez, en realidad, no se deben al propio envejecimiento, si no a los problemas de salud que son más habituales en personas de edad avanzada. Es decir, estos autores consideran que aquellas personas de más de 65 años que no presenten problemas de salud ni dolor de ningún tipo no tendrán un sueño diferente al de un adulto medio. Por ello, es importante cuidar nuestra salud y disfrutar, entre otras ventajas, de un sueño de calidad y reparador.

Alejandro GuillénAlejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation Reports).

Lo-Monaco-Gualberto-Buela

Gualberto Buela Casal. Catedrático de Psicología Clínica y director del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *