Logo-LoMonaco-Cabecera
29/08/2016

Trastornos mentales y sueño

Los trastornos del sueño y los trastornos mentales están íntimamente ligados. Son muchas las evidencias de su relación. En numerosos trastornos mentales y emocionales las alteraciones de sueño asociadas se presentan como uno de los criterios para realizar el diagnóstico y sobre los que se debe intervenir con el fin de superar el problema.
Trastornos mentales y sueño

¿Hay relación entre los trastornos del sueño y la depresión?

El caso más evidente es el de los trastornos depresivos. En las dos guías diagnósticas más relevantes a nivel mundial (DSM y CIE) se encuentran diferencias en el número y nombre de los trastornos depresivos; de la misma forma, se observan síntomas para el diagnóstico que únicamente aparecen en una de ambas clasificaciones. Sin embargo, y pese a las discrepancias presentadas,  ambas guías especifican que las alteraciones del sueño es uno de los criterios que se deben cumplir para el diagnóstico de depresión mayor y de otros trastornos depresivos.

De hecho, en ambas guías se afirma que, un alto porcentaje de las personas que sufren depresión, presentan hipersomnia; es decir, un aumento notable en las horas que dormían tiempo antes y las horas que duermen en el momento del diagnóstico. Una peculiaridad es que, a menudo, pese a que el número de horas de sueño se incrementa la calidad del mismo es peor. Las personas que sufren depresión suelen presentar una mayor sensación de cansancio cuando despiertan, tanto a nivel muscular como mental.

Por otra parte, en algunos de los casos de depresión también se pueden producir dificultades para conciliar el sueño o dormir menor tiempo que antes de sufrir el trastorno. En este caso las personas con depresión tardan más en dormirse y, pese al cansancio acumulado, se despiertan antes de la hora, desvelándose y  no pudiendo volver a dormir.

Un último matiz importante al respecto de la relación del sueño con la depresión es que, en la práctica clínica es necesario determinar si un trastorno del sueño está produciendo un trastorno depresivo; o si por el contrario, un trastorno depresivo está afectando al sueño. Este hecho tiene especial relevancia a la hora de aplicar un tratamiento. De esta forma se debiera tratar principalmente el trastorno principal y entender que el otro trastorno sería un síntoma de éste y tratarlo como tal.

Dormir bien, cuando existe un trastorno de ansiedad

En algunos casos de trastornos de ansiedad se observa una mayor dificultad para conciliar el sueño y un sueño mucho más superficial, con un mayor número de despertares y dificultad para volver a dormirse cuando se despiertan en mitad de la noche. Este hecho es especialmente claro en determinadas fobias. Por ejemplo, las personas que tienen fobia social o a hablar en público, la noche anterior a una exposición o acto social, les será difícil conciliar el sueño, llegando a sufrir noches enteras en vela por la ansiedad desarrollada. De nuevo, en estas noches se produce un sueño más superficial y, por lo tanto, con menor sensación de recuperación y descanso.

Los trastornos del sueño en sí, pueden alterar el ritmo de vida.

Además de todo lo visto, cabe decir que las alteraciones del sueño por si mismas (y como se ha visto anteriormente en el blog de Grupo Lo Monaco) producen síntomas como desorientación, pensamiento enlentecido, irritabilidad, dificultades para emocionarse o alegrarse por cosas positivas… Todo ello, son síntomas de algunos trastornos mentales (como por ejemplo la depresión mayor). Así pues en aquellos trastornos mentales en los que, además, el sueño esté alterado, los síntomas pueden tener mayor gravedad o ser más difíciles de tratar sin que las alteraciones del sueño se solucionen paralelamente.

Por ello, en personas que sufran determinadas alteraciones psicológicas, es imprescindible garantizar que la cama ayude a conciliar el sueño y a tener un descanso correcto. De esta forma se facilitará que los trastornos del sueño asociados no se desarrollen también por la mala calidad de la cama.

Lo-Monaco-Gualberto-Buela

 

Gualberto Buela Casal. Catedrático de Psicología Clínica y director del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

 

 

Alejandro GuillénAlejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation Reports).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.