Logo-LoMonaco-Cabecera
19/07/2016

El sueño en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Estos síntomas pueden llegar a confundirse con ciertas conductas que podrían observarse en niños sin este trastorno. Sin embargo, en aquellos niños que tienen TDAH, estas conductas interfieren en su rutina diaria y en su calidad de vida.
El sueño en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

El TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno del desarrollo cerebral que puede afectar tanto a niños, como a adolescentes y a adultos. De hecho, es uno de los trastornos más frecuentes en la población infantil, lo que hace que sea de interés para muchos profesionales. Principalmente, porque los síntomas característicos del trastorno, que aparecen antes de los 12 años, tienen importantes consecuencias negativas en distintos ámbitos de la vida diaria. Estos síntomas son la falta de atención, la hiperactividad e impulsividad.

Consecuencias del TDAH

La falta de atención se observa, por ejemplo, en la incapacidad del niño para mantener la atención durante un período de tiempo, o en la dificultad para acabar tareas empezadas. La hiperactividad, se observa en la tendencia que muestra el niño para levantarse o moverse en aquellas situaciones en las que se espera que esté sentado y tranquilo. Por otro lado, la impulsividad puede notarse cuando el niño tiende a responder de forma rápida o precipitada, sin esperar a que le terminen de preguntar, o cuando interrumpe conversaciones o no respeta los turnos de palabra.

El sueño y niños con TDAH

El sueño, que juega un papel muy relevante en la salud y la calidad de vida de todas las personas, es aún más importante en los niños que tienen TDAH. Sobre todo, porque los problemas de sueño en estos niños influyen en la concentración y rendimiento académico, área ya alterada por el TDAH. Por esto, precisamente, es tan importante estudiar el sueño en estos niños y saber con seguridad qué tipo de problemas de sueño tienen, para así poder intervenir sobre ellos y reducirlos o eliminarlos. Por esto también se han realizado muchas investigaciones al respecto, cuyos resultados han sido variados.

Según algunos estudios, los niños con TDAH se diferencian de los niños sin TDAH en el tiempo que tardan en quedarse dormidos, en la cantidad de tiempo que pasan durmiendo, o en el tiempo que pasan en cada una de las fases del sueño. Por ejemplo, los niños con TDAH podrían tener un sueño más ligero y menos reparador para ayudarles a afrontar su día a día. Otros estudios señalan diferencias entre ellos respecto a la somnolencia diurna, o a sus movimientos de las piernas mientras duermen. También hay estudios, en cambio, que no han encontrado diferencias relevantes entre el sueño de niños con TDAH y el de niños sin este trastorno. Es decir, hasta ahora no se han obtenido, desgraciadamente, conclusiones definitivas sobre qué problemas del sueño específicos presentan los niños con TDAH.

Tanta variedad de resultados podría deberse a otras condiciones o circunstancias que pueden también afectar a la calidad del sueño y que hacen más difícil aclarar cuáles son los problemas de sueño propios del TDAH. Entre estas condiciones encontramos la medicación que toman muchos niños con TDAH, así como que no todos los niños con TDAH presentan exactamente los mismos síntomas ni en la misma medida. Mientras que en algunos niños podrían observarse más problemas de inatención, en otros podrían observarse más de hiperactividad e impulsividad, o directamente que no hubiera diferencias en el grado en el que se observan unos y otros. Estas diferencias entre los propios niños con TDAH en cuanto a la toma o no de medicación y a la frecuencia de unos síntomas u otros, dificulta que se puedan obtener conclusiones definitivas sobre su calidad de sueño.

Así pues, en resumen, que los niños con TDAH tienen problemas de sueño parece algo evidente a juzgar por los resultados o hallazgos de la mayoría de las investigaciones que se están realizando, tanto en España como en el resto del mundo. Sin embargo, cuáles son los problemas de sueño característicos de estos niños, en comparación con niños sin TDAH, es otra cuestión que aún no ha sido totalmente aclarada y que requiere que se siga investigando.

Alejandro GuillénAlejandro Guillén Riquelme, es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada. En la actualidad es investigador en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. En este centro es responsable del Laboratorio del Sueño y Promoción de la Salud. Durante su formación ha realizado el Máster de Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud, así como varios cursos sobre metodología, estadística e investigación. A lo largo de su carrera destaca el estudio de la evaluación de la ansiedad, siendo coautor de la adaptación española del STAI, el séptimo cuestionario más empleado en España. Ha participado en cinco proyectos de investigación y ha publicado 30 artículos (27 de los cuales en revistas indexadas en el Journal Citation Reports).

Amparo Diaz RomanAmparo Díaz Román. Estudiante de Doctorado en el Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *