Logo-LoMonaco-Cabecera
28/03/2016

Cambio de hora ¿Cómo nos afecta al sueño?

Puede entenderse que el adelantar una hora nuestros relojes y que anochezca más tarde, conlleve importantes beneficios para la salud (el estado de ánimo mejora gracias a la mayor cantidad de luz solar a la que nos exponemos, se dispara la síntesis de vitamina D, el cambio nos permite aprovechar mejor los días, realizando un mayor número de actividades de ocio al aire libre…), parece ocurrir que algunas personas ven alterado su descanso nocturno.
Cambio de hora ¿Cómo nos afecta al sueño?

El pasado domingo, 27 de marzo, de madrugada, realizamos el cambio de hora que se viene realizando en nuestro país desde la década de los 70 y que  marca el comienzo del horario de verano, en el que adelantamos nuestros relojes una hora. Esta modificación se lleva a cabo mundialmente, en unos 70 países, tras la crisis del petróleo de 1973. Según los organismos competentes en materia energética supone un ahorro del 5%, lo que se traduce en 6€ por hogar español, aunque en los últimos años esta medida se ha visto envuelta en una serie de controversias y es que parece que a algunas personas les afecta en la buena marcha de sus ciclos circadianos, más de lo que podría esperarse.

Desventajas del cambio de hora para nuestro descanso

Además de lo evidente (dormir una hora menos durante la noche en que cambiamos la hora), esta modificación puede tener efectos negativos  sobre nuestro descanso en el sentido de que existen evidencias de que nuestro organismo puede tardar varios días en aclimatarse al nuevo horario. Algunas personas experimentan problemas de sueño, notando un retraso para la conciliación y posteriormente para despertar a la hora fijada, con la consecuente huella que deja en nuestro organismo el déficit de sueño: irritabilidad, falta de concentración, somnolencia diurna. Lo anterior a su vez, causa alteraciones en los hábitos alimenticios que están íntimamente relacionados con la calidad de nuestro sueño y nuestro estado de ánimo.

El cambio afecta a nuestro ritmo biológico

El ciclo sueño-vigilia está controlado primordialmente por un reloj biológico interno, que se sincroniza con la alternancia luz-oscuridad. Así la retina manda señales de presencia de luz al núcleo supraquiasmático localizado en el sistema nervioso central, que a su vez envía información a la glándula pineal para inhibir la producción de melatonina, y ya sabemos la influencia decisiva que tiene esta hormona en el sueño. Al prolongar una hora nuestra exposición a la luz, nuestro ritmo biológico es susceptible de descontrolarse. Además este “cronómetro” correlaciona con los hábitos cotidianos de sueño, y en condiciones normales, siempre tendemos a dormirnos a la misma hora de la noche, por lo que adelantando una hora el reloj, nuestro organismo no identificará inmediatamente el cambio, y progresivamente se irá adaptando.

LoMonaco el sueño en niños 2

Cómo afecta el cambio de hora al sueño de los niños

Unos de los principales afectados por el cambio de hora son los más pequeños de la casa. ¿Cómo? Ya hemos mencionado que el cambio de hora afecta a nuestro ciclo de  sueño-vigilia. En el caso de los niños, durante los primeros días tras el cambio, tienden a acostarse más tarde  de su hora habitual aún teniendo que levantarse a la misma hora de siempre.  Esto crea un déficit de sueño, difícilmente recuperable y con todas las consecuencias que este acarrea.

Similar al jet-lag

Todos estos efectos son muy similares a los producidos por el jet-lag: nos referimos al desajuste entre la hora interna de nuestro organismo y la hora externa o ambiental. Esta afecta de forma negativa al apetito, la función intestinal, el rendimiento, la vigilia y al sueño, entre otras. Igual que en el caso del cambio de hora, durante la adaptación se puede producir cierto malestar general, problemas de rendimiento, problemas de alimentación y problemas de sueño y vigilia. Es importante saber que, en estos casos, tenemos que darle a nuestro organismo un periodo de adaptación, y que una vez que pase éste, todo volverá a la normalidad, y nuestro reloj interno estará conectado con el reloj externo del lugar donde nos encontremos.

Es conveniente que dejemos que la naturaleza siga su curso, y no tomemos medidas excepcionales (farmacológicas, cambio de hábitos…) para paliar este problema de sueño transitorio, además con un buen equipo de descanso de Grupo Lo Monaco puede ofrecer, esta transición será mucho más sencilla, además de placentera. Y por supuesto, no conviene alarmarnos, ya que en menos de una semana nuestro reloj debería “ponerse en hora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *