Logo-LoMonaco-Cabecera
03/08/2015

¿Cómo duermen los animales?

Todos, humanos y animales dormimos, pero no todos lo hacemos de la misma forma ni en las mismas condiciones ¿cómo duermen los animales entonces?. En la entrada de hoy vamos a mencionar algunas curiosidades sobre cómo es el sueño en los animales. En primer lugar, es importante mencionar que sueño se ha estudiado en casi todas las especies (mamíferos, reptiles, aves, peces, etc).
¿Cómo duermen los animales?

Cuando observamos a un animal podemos saber si está dormido por la postura que adopta, el movimiento, etc. En un primer momento, el estudio del sueño en los animales se realizaba observando este tipo de conductas, de manera que por ejemplo, en el caso de las aves, la actividad de los músculos de la nuca disminuyen cuando entran en el estado de sueño. Durante el sueño paradójico (sueño en el que el cuerpo está muy relajado y el cerebro muy activo), la cabeza tiende a caer, llegando en ocasiones hasta las patas.

Posteriormente, surgió el instrumental necesario para registrar las ondas cerebrales y así poder observar las diferentes fases del sueño, y esta técnica le fue ganando terreno a la evaluación conductual. Pero, ¿en los animales se pueden observar las diferentes fases del sueño que presentan los humanos?

Para el estudio del sueño en los animales, al igual que en humanos, se observa la actividad cerebral, movimientos de los ojos, actividad muscular, tasa cardiaca, respiración, etc. Numerosos estudios de investigación han descrito la presencia de tres estados de vigilancia en los mamíferos: vigilia, sueño lento y sueño paradójico, que llegan a su máxima complejidad en el hombre. Cualitativamente estas fases del sueño están presentes en todos los animales estudiados, excepto en los mamíferos más primitivos, llamados mamíferos monotremas, que sólo presentan sueño lento. La visualización de estos estados es algo similar a la que se observa en humanos; de manera que durante la vigilia la actividad cerebral es rápida y de baja amplitud, y se va haciendo más lenta y de mayor amplitud cuando el animal se duerme. El sueño paradójico, al igual que en los humanos, es un estado en el que el animal está dormido, pero su actividad cerebral es similar a la de la vigilia. Las características de la actividad cerebral cambian de una especie a otra, dependiendo del nivel de desarrollo del cerebro de cada una. En cambio, los movimientos de los ojos, actividad muscular, cardiaca y respiratoria son similares en la mayoría de los animales.

Otro aspecto que se diferencia en los diferentes animales son las condiciones en las que se duerme; éstas son un gran determinante en las pautas de sueño de algunos animales, es decir, muchos animales han tenido y tienen que adaptar su forma de dormir a las condiciones que le sean más favorables para sobrevivir. De esta forma, por ejemplo, el león duerme varias siestas durante el día, y la jirafa no duerme más de dos o tres horas seguidas ya que deben estar alerta de los depredadores y presas que hay alrededor. Otro ejemplo de adaptación del sueño al instinto de supervivencia es el de los delfines; estos son capaces de dormir la mayor parte del tiempo con un solo ojo cerrado y con medio cerebro, mientras que la otra mitad se mantiene alerta para subir a respirar a la superficie, ya que si durmieran profundamente significaría la muerte.

En cuanto al número de horas de sueño también existen grandes diferencias. Por ejemplo, los caballos sólo duermen entre dos y tres horas diarias. En el otro extremo encontramos a los murciélagos que descansan colgados boca abajo durante 20 largas horas: son los grandes dormilones del reino animal.

Por lo tanto, en todos los vertebrados se han descrito estados de vigilia, sueño lento y sueño paradójico, cuyas características cambian de una especie a otra, de manera que se van haciendo más complejos a medida que el animal está más desarrollado evolutivamente, hasta llegar al estado más desarrollado en los humanos. Algunos animales como los gatos, perros o roedores tienen unas pautas de sueño similares a la de los humanos, por lo que se han convertido en las “cobayas” perfectas en estudios sobre los trastornos del sueño.

Lo-Monaco-Gualberto-BuelaGualberto Buela Casal. Catedrático de Psicología Clínica y director del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

 Lo-Monaco-Eva-HitaEva Hita Yáñez. Doctora en el programa de Neurociencias y responsable del Laboratorio de sueño del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *