Logo-LoMonaco-Cabecera
29/07/2015

Sol, sol y más sol

En verano, disfrutamos de más horas de luz, lo que parece estimular nuestras endorfinas, la sustancia que nos hace sentirnos felices.
Sol, sol y más sol

Pero esta sobrecarga de horas de sol que es tan beneficiosa para nuestro estado de ánimo, es un arma de doble filo, ya que puede pasarnos factura y revertir negativamente en nuestro descanso nocturno. El motivo es por la variación en la producción de melatonina, una hormona fundamental para conciliar y mantener el sueño; esta que comienza a segregarse por la glándula pineal cuando la luz se atenúa, cuando disfrutamos de mayor iluminación (ya sea por horas de sol o por estimulación artificial), puede llegar a alterarse la producción de la misma. La melatonina, en humanos, se mantiene a bajos niveles durante las horas de luz; progresivamente cuando va disminuyendo la iluminación, para acabar en oscuridad, la retina de nuestro sistema visual, envía impulsos eléctricos que la glándula pineal transforma en señales hormonales, la orden es clara: ha llegado la noche y que es la hora de producir melatonina en cantidades ingentes. Este proceso y otros complementarios harán que conciliemos un profundo y placentero sueño. Por lo tanto a más horas de luz, menor producción de melatonina. Conviene entonces tomar el sol, lejos de las horas finales del día, para conservar la producción de esta hormona intacta y así poder tener un descanso de calidad.

Avatar for LoMonaco

Hacemos tus sueños realidad. Pruébanos 14 noches en casa y vive el sueño ¿Aún quieres seguir comprando un colchón como hasta ahora?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.