Logo-LoMonaco-Cabecera
23/12/2014

Almohada corporal y necesidades especiales de descanso

En los últimos años ha tomado auge en los países asiáticos y anglosajones el uso de la “Body Pillow”, una modificación de la clásica idea del uso de la almohada, una almohada de un largo superior a 120 cm, y cuya función sería adaptarse lateralmente a los contornos del cuerpo, ejercer de apoyo para yacer de costado y sentirnos seguros, tranquilos durante el sueño nocturno.
Almohada corporal y necesidades especiales de descanso

El mercado del descanso es un universo dinámico, siempre buscando nuevas alternativas para ofrecer diferentes opciones que cubran cualquier necesidad de sueño. Conscientes de que hay ciertas etapas y circunstancias en que dormir se torna casi imposible,  las investigaciones se centran en reformular productos para optimizar la comodidad de los equipos de descanso y adaptarlos a personas con necesidades especiales. Esta almohada de una  longitud  aproximada a la del cuerpo completo es ideal para el uso diario, especialmente para personas que tienen particularidades transitorias o permanentes en su descanso:

Embarazadas: Suele ser costumbre en las mujeres en estado avanzado de gestación, el uso de varias almohadas y almohadones, estratégicamente colocados para apoyar los puntos del cuerpo que más sufren durante el embarazo. Con el uso de la almohada corporal, es suficiente sólo un producto, más fácil de controlar, para colocar entre las piernas cuando se duerme en la postura fetal (la más recomendada durante la gestación) y apoyar ligeramente la barriga.

Contra los ronquidos: Según expertos, la mejor posición para descansar  y evitar problemas respiratorios (como la apnea o los ronquidos),  es de lado y con la columna recta. Con la almohada corporal, se facilita la posición fetal durante el sueño, pasándose de la mayor parte de la noche en esta posición y mejorándose así la calidad del sueño.

Fibromialgia: Dado el extremado nivel de confort que ofrece la almohada, originalmente se ideó para ser utilizada por las personas que sufren este trastorno, al aliviar la presión que supone el contacto de las articulaciones al dormir y ofreciendo soporte a las extremidades superiores e inferiores.

En cualquiera de los casos, no necesitamos tener problemas de sueño para  usar la almohada corporal. Por sus características y colocación mientras dormimos, ofrecen el  ajuste del contorno del cuerpo ofreciendo un apoyo lateral total y cómodo. Además por otro lado, hay ciertos durmientes que se sienten protegidos y más cómodos abrazando su almohada, por lo que esta opción es ideal para ellos.

Eso sí recuerda siempre utilizar una almohada con un relleno uniforme, de firmeza media y fabricada con materiales especialmente preparados para  minimizar el riesgo de alergias. Consulta el catálogo de almohadas de matrimonio que tenemos disponible en Grupo Lo Monaco y elige ya tu “body pillow”.

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.