Logo-LoMonaco-Cabecera
04/02/2014

Zapatos y dolor de espalda

Un calzado no adecuado no solo repercute en la salud de nuestros pies. Existen otras  estructuras de la anatomía que sufren los efectos de un calzado inadecuado, así,  la columna vertebral  soporta los envites de un uso continuado de zapatos demasiado altos o demasiado bajos.
Zapatos y dolor de espalda

Podría pensarse a bote pronto no tiene mucho sentido la relación entre calzado y espina dorsal, pero imaginemos nuestro cuerpo como un conjunto donde todos las piezas del engranaje  deben encontrarse perfectamente coordinadas

Con un zapato demasiado alto los puntos de apoyo del pie cambian, y como consecuencia la posición corporal se modifica. El cuerpo tiende a inclinarse hacia delante y se provocan importantes alteraciones a nivel postural, cuando se está de pie y cuando se camina. Para mantener el equilibrio, la columna lumbar realiza una hiperflexión involuntaria, acentuando la curva natural de la zona y provocando contracturas en los músculos de la región de la espalda baja. Además, toda la espina dorsal intenta compensar la postura, y las restantes zonas, cervical y dorsal, adoptan una postura antinatural e inadecuada.

Si estás pensando que una solución pueden ser los zapatos completamente planos (tipo bailarinas, tan de moda últimamente) tenemos que decirte que tampoco benefician a nuestra espalda. El patrón de carga que se transmite al pie con este tipo de suela menos aún es correcto, el peso no se distribuye adecuadamente y la espalda en su totalidad tiende de nuevo a neutralizar el desequilibrio. Entonces pueden comenzar problemas de escoliosis por el efecto de los pies planos.

Bajo la obviedad del uso obligado de algún tipo de calzado, traumatólogos, fisioterapeutas y profesionales de ramo, aportan algunas recomendaciones al respecto:

-Usar zapatos de entre 2 y 4 centímetros de altura. En cualquier caso evitar zapatos que sobrepasen los 5 centímetros de tacón.

– El tacón debe ser lo más ancho posible, para que el pie tenga siempre suficientes puntos de apoyo. El uso de zapatos con plataformas siempre es  más adecuado que el calzado con tacón.

– Limitar el uso exclusivo de un tipo de calzado e ir alternándolos.

Recuerda siempre que la espalda, punto de apoyo fundamental de nuestro cuerpo y base de todo movimiento, por ello debes proporcionarle los mejores cuidados posibles, para evitar lesiones y problemas. Empieza por un buen equipo de descanso y no olvides seguir los consejos que te ofrecemos desde Grupo Lo Monaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.